Aguirre: “A la izquierda le horroriza que se regule por ley el derecho a huelga”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado que 34 años después de aprobarse la Constitución aún no se ha desarrollado por ley orgánica el derecho de huelga, porque a los partidos de izquierda "les horroriza" que se haga.

Aguirre ha hecho estas afirmaciones hoy en el pleno de la Asamblea, a raíz de la pregunta que le ha formulado al Gobierno el grupo de IU sobre el impacto que tuvo en la Comunidad de Madrid la huelga general del pasado 29 de marzo.

La presidenta -que al iniciar su intervención ha tenido un lapsus y se ha referido al portavoz de IU, Gregorio Gordo, como "señor Rojo", provocando las carcajadas de los diputados- ha afirmado tajante que "la inmensa mayoría de los madrileños no secundó la huelga general".

Aguirre, que ha sido abucheada en la bancada de la oposición por sus palabras, ha indicado que en el seguimiento de la huelga fue mínimo en el sector privado y en el público y lo ha achacado al "lenguaje prehistórico de los piquetes informativos" cuya existencia ha criticado "en plena era de las telecomunicaciones".

"¿Acaso alguien necesita que se le informe a la entrada del trabajo de que hay una huelga general?", ha cuestionado la presidenta, según la cual el paro general del 29-M solo tuvo fines políticos y pretendía "retorcer el brazo al Gobierno" que llevaba menos de cien días ejerciendo.

Gregorio Gordo ha calificado de "decimonónico" el modelo del Gobierno madrileño y le ha acusado de tratar a los trabajadores como "súbditos manipulados y envenenados por los sindicatos de clase", así como de tratar el derecho a la huelga solo como una cuestión de orden público.

Ha dicho que la huelga del 29 M fue el resultado de los recortes del Gobierno de España y ha aprovechado para criticar la reciente subida de las tarifas del transporte público que ha aprobado el Consorcio, a lo que Aguirre ha respondido insistiendo en que el precio del billete sencillo es el más bajo para uno de los mejores Metros del mundo.

En su respuesta a otra pregunta sobre la incidencia de la huelga general en la Comunidad de Madrid que ha expuesto la diputada del PSOE Maru Menéndez, la consejera de Presidencia y Justicia, Regina Plañiol, ha coincidido con la presidenta en que el paro fue un "rotundo fracaso" y tuvo un seguimiento menor que la huelga general convocada contra el Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero en 2010.

AGUIRRE: “EL GOBIERNO NECESITA SACAR INGRESOS DE DONDE SEA”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha justificado hoy la regularización fiscal incluida en los Presupuestos Generales del Estado para 2012 porque "el Gobierno necesita obtener ingresos de donde sea" para alcanzar el objetivo del 5,3 por ciento de déficit.

Así lo ha dicho durante el pleno de la Asamblea de Madrid en respuesta a una pregunta del diputado del Grupo Parlamentario UPyD Luis de Velasco sobre la opinión del Gobierno regional acerca de la amnistía fiscal.

Pese a que Aguirre ha hablado de "regularización fiscal", Velasco ha subrayado que se trata de "una verdadera amnistía fiscal" que "manda un mensaje demoledor a quien cumple con sus obligaciones fiscales", ya que "beneficia a los que incumplen y perjudica a los que cumplen".

Sin embargo, la presidenta regional ha asegurado que estas medidas son "necesarias ante la difícil situación que atraviesa España" y que lo que pretenden es aumentar ingresos fiscales "haciendo que los dineros que no estaban regulados vengan a España".

Velasco ha recordado las declaraciones de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, cuando el anterior gobierno socialista propuso una medida similar: "Coincido con ella en que es impresentable, injusta y antisocial", ha dicho.

GÓMEZ PIDE A AGUIRRE QUE DIMITA SI CREE QUE EL ESTADO GESTIONA MEJOR QUE ELLA

El portavoz del PSM en la Asamblea, Tomás Gómez, ha pedido hoy a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, que dimita si piensa que su cargo es inútil y debería desaparecer, o si se ve incapaz de gestionar sus responsabilidades y competencias, hasta el punto de creer que las gestionaría mejor el Estado.

Durante la sesión de control al Gobierno en el pleno de la Asamblea, Gómez ha recordado la reunión que mantuvo el pasado martes Aguirre con el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, tras la cual la presidenta regional se mostró partidaria de devolver al Estado competencias como la sanidad, la educación o la justicia.

Gómez ha pedido a Aguirre que diga a los madrileños si cuando se presentó a la reelección en las elecciones de 2011 ya pensaba que su cargo era "inútil" y "debería desaparecer", porque de ser así "debería dimitir".

Y además, ha criticado que aplauda medidas como los recortes anunciados en sanidad y educación por valor de 10.000 millones, y que ella misma sugiera ajustes como hacer que las familias paguen el bachillerato o la formación profesional de sus hijos, "como hace más de 50 años, cuando estudiaba el que tenía dinero".

Aguirre ha vuelto a insistir en que los presupuestos del 2012 se enmarcan en la situación de "emergencia económica" que atraviesa España "fruto de la herencia de siete años y medio de Gobierno socialista", y ha recordado que en las cuentas públicas de este año se deberán destinar 29.000 millones de euros sólo para pagar los intereses de la deuda del Estado.

"Cada español debe 650 euros sólo de intereses de la deuda", ha dicho, antes de apuntar que seis de cada diez euros del presupuestos deben destinarse al pago de nóminas, al subsidio del desempleo y a la deuda, y así "es muy difícil cuadrar" las cuentas.

Ha reiterado que el Gobierno de Zapatero "ignoró" a los madrileños "dedicando cero euros" a obra pública nueva, a pesar de que el país aún no estaba en la situación "delicadísima" actual.

Y cuando llegaron los malos tiempos, ha continuado, el Gobierno socialista mantuvo su "locura gastadora", que hizo que mientras otros países como Alemania o Holanda ya salían de la crisis, España estuviera "cada vez peor".

Ahora, después de que el PSOE gastara "sin tener obligación", el PP debe "quitar todo lo superfluo para mantener lo esencial", la única forma de mantener una sanidad gratuita universal y de calidad, o una educación de máxima calidad en los tramos obligatorios, según ha reiterado.