Aguirre denuncia con un paseo por Gran Vía el mal estado de las calzadas

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, ha dado un paseo hoy por la Gran Vía para "demostrar" la "dejadez" del equipo de Gobierno de Manuela Carmena, que -ha dicho- ni repara los baches de las calzadas ni pinta las señalizaciones viarias, con lo que pone en riesgo la seguridad vial.

"Es absolutamente demencial", se ha quejado Esperanza Aguirre a los periodistas que han acudido a la Gran Vía para conocer de primera mano cómo hay baches en las aceras o pasos de peatones borrados porque "no se pintan" más que cuando se asfaltan las calles, y hace tres años que eso no sucede.

"El centro de Madrid está absoluta y totalmente desatendido y descuidado", ha dicho Aguirre, quien ha advertido de que la situación de los barrios de la periferia es todavía peor.

"La marca del carril bus directamente no se ve (...), no se ve nada porque en este Ayuntamiento no se pinta", ha continuado la expresidenta de la Comunidad de Madrid, enfadada porque hay una partida reservada para el mantenimiento de las calles que no se ha gastado ni tampoco se ha incluido la mejora del pavimento en las inversiones financieramente sostenibles.

Aguirre ha convocado el acto a unos metros de donde, en abril de 2014, protagonizó un incidente con unos agentes de movilidad que acudieron para imponerle una multa cuando la política madrileña paró su vehículo en el carril bus de la Gran Vía para sacar dinero de un cajero.

Los populares llevarán al Pleno de este mes una iniciativa sobre "el mantenimiento de Madrid". "Esa es la función principal del Ayuntamiento: ocuparse de la basura, de la limpieza, de arreglar las calzadas, las aceras y de pintar la ciudad, que está asquerosa", ha comentado.

Ayer, la portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, ya reclamó al el equipo de Gobierno de Manuela Carmena actuar para incrementar la seguridad de los vecinos después de que las quejas por mal estado del pavimento hayan crecido en el último año.