Aguirre asiste a la apertura del año académico en la Universidad de Alcalá

La Universidad de Alcalá de Henares ha acogido este miércoles la apertura oficial del curso académico 2011-2012 en las Universidades de la región, que estará marcado por la crisis económica y los recortes de gastos, aunque se mantendrán "los mismos niveles en docencia e investigación". Así lo ha garantizado el rector de la UAH, Fernando Galván, durante su intervención en el acto inaugural, que ha presidido junto a la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre.

El acto de inauguración ha comenzado con una comitiva de un centenar de profesores, vestidos con el traje académico de su facultad, que desde la Catedral hasta el Rectorado han recorrido las calles más representativas del centro histórico de Alcalá, tal y como hicieron los bachilleres de esta Universidad el primer día de clase de su historia, hace más de 500 años.

Virgilio Zapatero, catedrático de Derecho y exrector de la Universidad de Alcalá, ha sido el encargado de impartir la conferencia inaugural, "La asignatura pendiente del respeto", en la que ha alertado sobre el creciente racismo y xenofobia en Europa y ha puesto en valor el papel fundamental de la Universidad.

La Universidad, ha dicho Zapatero en su lectura, "tiene, por una parte, que iluminar con sus conocimientos y su ciencia a la sociedad y, además, tiene que cumplir con su misión de formar, y no sólo informar; de educar y no sólo de instruir a sus alumnos en valores como la tolerancia y el respeto".

Fernando Galván, durante su intervención, no ha obviado la difícil situación económica que, según ha dicho, la Universidad de Alcalá afronta "recortando gastos y aplicando políticas de austeridad en suministros y servicios", pero manteniendo "los mismos niveles en docencia e investigación".

De hecho, ha subrayado que pese a la crisis la UAH ocupa puestos muy destacados en ránkings sobre investigación, calidad del doctorado o políticas de sostenibilidad.

Galván ha remarcado también que el curso que hoy comienza verá a los primeros graduados del Plan Bolonia, un reto que, a su juicio, profesores, personal de administración y servicios y estudiantes han superado "con profesionalidad y dedicación".

Y otro de los retos que la UAH afronta este curso, según ha dicho, es el refuerzo de su presencia internacional, con especial interés en Latinoamérica, donde la Universidad cuenta con dependencias en Santiago de Chile y México DF, pero también en otros mercados como el asiático, y de manera muy significativa, el chino.

A la inauguración del curso han asistido, entre otros, la consejera de Educación, Lucía Figar, y el alcalde de Alcalá, Bartolomé González, quien ha señalado que la Universidad "debe convertirse en un importante motor dinamizador", y ha expresado su voluntad de que el municipio "consiga un nuevo sistema productivo vinculado a la cultura".

Junto a una amplia representación de autoridades de la Comunidad de Madrid y de Castilla-La Mancha, han estado presentes también los rectores de las universidades Complutense, Autónoma, Politécnica, Carlos III, Rey Juan Carlos, Antonio de Nebrija y Camilo José Cela.