Aguirre propone listas abiertas para afrontar un hito histórico en la Comunidad

La presidenta de Madrid en funciones, Esperanza Aguirre, ha asegurado que "seguiré siendo fiel a mis principios y a mis ideas y me esforzaré en explicar las decisiones de mi Gobierno". Aguirre en su discurso de candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, pronunciado ante la Cámara regional, ha pedido el apoyo de la Asamblea para reformar las normas estatutarias, legales y reglamentarias, para dividir la Comunidad en circunscripciones y que los ciudadanos voten a los políticos que quieren que les representen y no una lista completa.

Aguirre ha recordado que la división de la Comunidad en circunscripciones electorales es un objetivo que ya persiguió en su primer discurso de investidura en 2003, cuando accedió por primera vez a la presidencia regional y no logró entonces su intención de aprobar un sistema que hiciera que los ciudadanos se sintieran "mejor representados" en la Asamblea.

Ahora, ha vuelto a requerir el apoyo del grupos parlamentarios para que con el "consenso y la buena voluntad" de todos realizar una reforma de la ley electoral autonómica, que no precisaría de la reforma del Estatuto de autonomía y sin embargo, marcaría "un hito en la democracia española", ha asegurado.

"Creo que es el momento de abordar" esa modificación de la ley electoral regional, ha apuntado la presidenta, que ha recordado que con esta modificación habrá una relación "mejor y más fluida" entre votantes y políticos.

A su juicio, la división de Madrid en circunscripciones como ya sucede en Baleares, Murcia o Asturias permitiría a los ciudadanos votar a los políticos de acuerdo con sus preferencias.

Se ha vuelto a mostrar partidaria de la eliminación del grupo mixto que, en su opinión, "sólo puede servir de refugio de tránsfugas o escisiones de partidos", y además ha dicho que está en contra de dar "protagonismo a los protagonistas de esos posibles episodios", una de las ventajas que encierra la pertenencia al grupo mixto.

Por todo ello, ha pedido el apoyo de la Cámara para que, dentro de cuatro años, en las siguientes elecciones autonómicas, los ciudadanos decidan quien quieren de verdad que les representen de acuerdo con un orden de preferencia o tachando de la lista a los que no estimen oportuno para el cargo.

OFRECE DIÁLOGO Y DICE QUE NO TIENE VARITAS MÁGICAS CONTRA LA CRISIS

Además la candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, anunció en el pleno de investidura que quiere que esta legislatura esté "marcada por el diálogo y el consenso", prometió que gobernará con austeridad, equilibrio presupuestario y bajada de impuestos e indicó que no tiene "varitas mágicas ni soluciones milagrosas" para hacer frente a la crisis económica.

Durante su intervencíón, Aguirre dijo que tiende la mano a la oposición parlamentaria, a los rectores de las universdades públicas, a los sindicatos y a los empresarios, para que los "esfuerzos y sacrificios" que se tengan que realizar sean "aceptados por todos". Indicó que quiere ser "más accesible que nunca a los partidos, las instituciones y los ciudadanos", y destacó que se "esforzará en explicar el por qué de sus decisiones".

"Que nadie espere sorpresas en mi manera de gobernar", porque "seguiré siendo fiel a mis ideas y a mis principios, que hoy son más liberales que nunca, porque creo honestamente que son los que inspiran las políticas que más pueden ayudar a los madrileños a salir de la crisis", advirtió.

CRITICAS A RUBALCABA Y A QUIENES COACCIONAN A LOS AYUNTAMIENTOS

Sin embargo, la candidata del PP a la Presidencia de Madrid, Esperanza Aguirre, dedicó las primeras palabras de su discurso de investidura a criticar al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, por "no hacer cumplir la ley" frente a las "coacciones" de los indignados. "No sería lógico ni honesto desdeñar estas críticas, que además pueden no estar exentas de razón", ha comenzado, antes de expresar, no obstante, su "rechazo más firme" hacia el comportamiento de "algunos de esos que llaman indignados" el pasado sábado en la constitución de algunos ayuntamientos, ya que con sus protestas tenían el "ánimo de perturbar el correcto funcionamiento" de estas sesiones.

Alfredo Pérez Rubalcaba, quien, según Aguirre, "se ha olvidado del juramento que hizo de cumplir y hacer cumplir las leyes, y ha permanecido impasible ante las coacciones que tuvieron que sufrir los legítimos representantes de los vecinos de muchos municipios" por la actitud de los indignados en la constitución de los ayuntamientos, "cumple las leyes si le favorecen, y no las cumple si no le favorecen".

Y respecto a los indignados, Aguirre ha destacado que su comportamiento "es el mismo que han tenido a lo largo de la historia todos los precursores de los movimientos totalitarios: empiezan con gritos contra los políticos, siguen expresando su desprecio a la democracia, y acaban afirmando que, como han conquistado la calle, ellos son los auténticos representantes del pueblo".

Por el contrario, la candidata a presidenta ha remarcado la responsabilidad que tiene los políticos que se sientan en los escaños de la Asamblea para "demostrar día a día las indiscutibles ventajas de la democracia liberal a la hora de representar los intereses de los ciudadanos". "Del correcto funcionamiento de nuestras instituciones depende la confianza de los ciudadanos en ellas", ha asegurado.