Aguirre visita las obras del tunel que unirá la estación de Metro de Mirasierra con Costa Brava

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha pedido este martes a la nueva ministra de Fomento, Ana Pastor, que haga un "hueco" en sus presupuestos para sacar adelante el proyecto de estación de Cercanías en Costa Brava, un apeadero con conexión a la línea 9 de Metro de Madrid, cuyas obras de ampliación se encuentran en estos momentos al 65 por ciento. Así lo ha expresado la presidenta madrileña tras visitar las obras del túnel que unirá la estación de Mirasierra con la de Costa Brava, que estará finalizada a finales de 2013, según ha explicado.

Aguirre ha supervisado los trabajos de la segunda fase de ampliación de la línea 9, que desde marzo de 2011 finaliza en Mirasierra y a finales de próximo año situará su cabecera en la nueva estación de Costa Brava, con un presupuesto de 191 millones de euros.

El nuevo tramo, que está ya ejecutado en un 65%, incluye la construcción de la nueva cabecera de línea y de un túnel de 1,4 kilómetros en el que, dada su escasa longitud, no se está empleando la tuneladora sino el sistema tradicional de "pico y pala", lema de trabajo de la presidenta y herramientas que no ha tenido hoy reparo en empuñar por unos instantes durante la visita.

"A finales del año que viene ya estará acabada la segunda fase de prolongación de la línea 9, confío en que para entonces esté también acabada la estación de Cercanías pero yo, entre tanto, mi compromiso lo cumplo y los vecinos podrán enlazar con la red de Metro de Madrid", ha dicho.

En este sentido, ha insistido en que "ojalá" que los vecinos de los barrios de Mirasierra, Peñagrande y la zona oeste de Montecarmelo "puedan enlazar también con las líneas de Cercanías". "Confío en que le sea posible a la nueva ministra hacer un hueco en sus presupuestos para conseguir que hagamos finalmente esa estación", ha manifestado la presidenta.

En abril de 2011, cuando la cartera de Fomento estaba en manos de José Blanco, la Comunidad y el Gobierno central tenían casi cerrado un acuerdo para la construcción de las estaciones. El objetivo era que tanto el proyecto de Metro como el de Cercanías fueras "compatibles y complementarios", en palabras de la propia presidenta madrileña, que, por entonces, celebraba "la colaboración e integración de esfuerzos" de ambas administraciones.

La línea 9 se va a ampliar en total tres kilómetros, de los que dos y medio son de nueva construcción. Contará con dos estaciones, una de ellas, la de Mirasierra, ya está situada bajo la parcela de las cocheras de Metro de El Sacedal, en la confluencia de la avenida Ventisquero de la Condesa con las calles Portera del Cura y Mirador de la Reina.

La segunda es la que estará ubicada en la calle Costa Brava. Cuando finalicen las obras, Adif levantará encima de la estación de Metro un apeadero de Cercanías con conexión con las líneas C-7 y C-8. De esta manera, la línea 9 de Metro se convertirá en una de las más largas de toda la red madrileña, ya que actualmente cuenta con 38 kilómetros y 26 estaciones repartidas de norte a sur de la ciudad, entre Herrera Oria y Arganda del Rey.