¿Agua de San Isidro? Primero empezamos con la 'limonada especial de Chamberí'

MERCADO_CHAMBERI_21
Mercado de Chamberí |Archivo

Llegan las romerías y con ellas empezamos a afinar el paladar y a preparar el estómago para algún que otro exceso. La primera que se presenta es la Fiesta de San Isidro Labrador, el patrón más popular de Madrid, donde además de abundar los chulapos y las chulapas, se disfruta de la gastronomía más castiza.

Entre los manjares más típicos están las rosquillas y la limonada, de lo que durante los dos días previos habrá mucho -¡y muy rico!- en el Mercado de Chamberí (Alonso Cano, 10. Madrid. Tel. 91 446 95 74. www.mercadodechamberi.blogspot.com). La cita para la degustación será entre las 11:30 y las 14:00h de los días 13 y 14 de mayo, y además el miércoles 14, los clientes se irán a casa con el clavel, preparados para bailar el chotis o adornar los trajes para el día siguiente.

Tanto la limonada especial de Chamberí, famosa ya en todo el barrio, que es preparada por los propios comerciantes, como las rosquillas y las flores son obsequios de éstos en agradecimiento a su fiel clientela.

Y además de disfrutar de la muestra, quien quiera celebrar esta fiesta tan castiza en casa, tiene, en un solo recinto, todo lo necesario para prepararlo:

LA CASQUERÍA

Si hay algo típico en la pradera es el olor a fritos: entresijos y gallinejas, zarajos… todo procedente del cordero y que se puede encontrar bien fresco en el nuevo comercio del Mercado de Chamberí, la casquería David Rodríguez.

Y aunque su origen no sea madrileño, la preparación del rabo de toro es una tradición adquirida por estas fiestas y por supuesto, también se puede encontrar en su puesto y en otras carnicerías del mercado, ya sea de toro, vaca o novillo.

LOS ENCURTIDOS

No hay fiesta de San Isidro sin aceitunas, banderillas, altramuces o berenjenas de Almagro que se precien. ‘Aceitunas y Delicatessen Illanas’ lo tiene todo… ¡y durante todo el año!

LOS DULCES

¿Y qué mejor para empezar, terminar e incluso para picotear durante la fiesta, que unas deliciosas rosquillas? Para no aburrirse, hay cuatro diferentes, las de toda la vida: tontas, listas, francesas y Santa Clara. Todas ellas llevan ya unas semanas decorando el bonito escaparate de la pastelería Horno San Onofre hacia la calle Alonso Cano. Un espectáculo verlas… ¡y una gozada comerlas!