Afectados por Madrid Central piden al Ayuntamiento que reduzca las restricciones

El Ayuntamiento estudia "excepciones" en Madrid Central pero no lo retrasará

La Plataforma de Afectados por Madrid Central, que pide menores restricciones en esta zona de la capital que desde el 23 de noviembre quedará cerrada al tráfico privado con algunas excepciones, pide al Ayuntamiento que reanude las negociaciones y asuma "la necesidad de incorporar modificaciones".

En una nota de prensa, la Plataforma, que dice integrar a 68 organizaciones representantes de 5.000 empresas y 30.000 trabajadores, lamenta la suspensión de una reunión prevista para la semana que comienza con el Área de Medio Ambiente, lo cual dice, "agrava la crisis" relacionada con este asunto.

La Plataforma dice que ante "el bloqueo del proceso negociador" ha reforzado la campaña informativa dirigida a la ciudadanía y que durante este fin de semana ha recorrido los establecimientos, comercios, locales de ocio y hostelería y servicios de todo tipo, distribuidos por la zona afectada por Madrid Central.

La nota agrega que en el Manifiesto por la Sostenibilidad Integral de la Ciudad y por la Mejora del Proyecto Madrid Central, las organizaciones de la Plataforma reiteran su "compromiso en defensa del medio ambiente y su sincera voluntad de luchar contra el cambio climático".

Sin embargo, dice, denuncian "las limitaciones y defectos de Madrid Central, cuya improvisación e incapacidad a la hora de encontrar soluciones a los problemas señalados por los colectivos afectados, pone en peligro la accesibilidad, el abastecimiento y la seguridad de los puestos de trabajo de las decenas de miles de empresas afectadas".

La Plataforma defiende que las organizaciones adheridas pretenden "incorporar las mejoras necesarias en Madrid Central, haciendo compatible la lucha contra la contaminación atmosférica y la protección de las empresas y los puestos de trabajo de forma sostenible".

Desde el 23 de noviembre no podrán acceder a Madrid Central los vehículos de no residentes, los que carezcan de etiqueta ECO o Cero Emisiones o los que no acudan a un aparcamiento, aunque habrá excepciones para los transportistas.