Absuelto el exalcalde de Las Rozas y Guadarrama por prevaricación

José Ignacio Fernández Rubio
José Ignacio Fernández Rubio, cuando era alcalde de Las Rozas

El Juzgado de lo Penal número 14 de Madrid ha decretado la absolución del exalcalde de Guadarrama y Las Rozas José Ignacio Fernández Rubio, que estaba acusado de un delito de prevaricación en relación a las permutas de unos terrenos en la localidad de Guadarrama.

Fernández Rubio ha lamentado que pese a ser absuelto de la acusación de prevaricación, tuvo que abandonar “injustamente” la política al no respetarse su “presunción de inocencia”.

Se alegra porque “se ha hecho justicia” dado que no había motivos para la imputación que se cursó en su día contra él.

Obligado a dimitir

José Ignacio Fernández Rubio ha recordado que su imputación se conoció en el año 2014 y recuerda que se solicitó para él una fianza de más de nueve millones de euros. Este asunto motivó que tuviera que presentar su dimisión como edil en 2015 cuando optaba a revalidar la Alcaldía de las Rozas por la “presión” que ejerció Ciudadanos, que condicionó un apoyo a un Ejecutivo local del PP si renunciaba a su cargo.

Al respecto, el exregidor ha subrayado que después de varios meses le absolvieron en otros dos procesos y estaba a la espera de esta resolución, que ha seguido en el mismo sentido.

“Estoy contento pero a la vez aprecio que cuando salió este asunto a los medios se vulneró claramente mi presunción de inocencia”, ha insistido para señalar, respecto a si espera una petición de perdón por parte de Cs, que las “disculpas en política no sirven de mucho”.

"Después de cuatro años he cumplido condena de inhabilitación cuando he sido absuelto"

A su vez, ha dicho que todo este asunto judicial fue “muy doloroso” porque “en ningún momento fue acusado de corrupción sino por un tema administrativo, pero a él se le metió en el mismo saco”. También ha reconocido que su familia lo pasó mal aunque ahora está contento por su absolución.

“La condena que se me pedía eran 10 años de inhabilitación para el ejercicio del cargo público, pues bien, después de cuatro años he cumplido condena de inhabilitación cuando he sido absuelto. Hay una gran injusticia cuando se pide la dimisión por temas administrativos y luego sales absuelto”, ha zanjado Fernández Rubio.

Además, ha asegurado que descarta volver a la política activa, una función que entiende como un “servicio público” que ya prestó. En este sentido, espera que se le reconozca su labor en los cargos que desempeñó pero tiene claro que no tiene “ningún deseo” de volver a la política, que hoy en día está “injustamente denostada”.