Abre la Feria del Libro, pero se pospone la inauguración oficial por la lluvia

La inauguración oficial de la 77 edición de la Feria del Libro de Madrid a cargo de la infanta Elena prevista para este mediodía en el Parque del Retiro ha sido pospuesta sin fecha debido a las adversas condiciones climatológicas, aunque la apertura de las casetas es a las 11:00 horas como estaba programado.

Así lo han decidido esta mañana la dirección de la Feria de Madrid y la Casa Real en una reunión para valorar la previsión de las condiciones meteorológicas después de que la Aemet haya prolongado hasta las dos de la tarde de hoy la alerta naranja (riesgo importante) por tormentas y viento en la región.

Los libreros y expositores de la feria pudieron acceder a primera hora de esta mañana al recinto después de que fuera levantada la alerta meteorológica que a mediodía de ayer obligó a desalojar el parque del Retiro.

La previsión de fuertes vientos provocó el cierre y desalojo del Retiro y más de 200 montadores, libreros, repartidores y técnicos, entre otros profesionales, que se vieron obligados a interrumpir la preparación de las 363 casetas.

Una vez levantada la alerta en el parque madrileño -donde el pasado 24 de marzo falleció un niño aplastado por un árbol caído a causa del fuerte viento- los expositores de la feria han podido acceder al espacio a las 6:00 horas para terminar el montaje de sus casetas.

El resto de actividades programadas, entre ellas la conferencia inaugural del poeta y crítico literario Mircea Cartarescu (Bucarest, 1965), considerado el más importante narrador rumano de la actualidad, se celebrarán como estaba previsto, ha anunciado la Feria del Libro. Más de 400 actividades han sido programadas para los 17 días de la Feria del Libro de Madrid, que tiene este año a Rumanía como país invitado.

A MAL TIEMPO BUENA CARA

Varias de las editoriales que ocuparán las casetas a lo largo de las más de dos semanas que durará la Feria del Libro de Madrid --del 25 de mayo al 10 de junio-- se han mostrado este viernes "optimistas" pese al inicio con viento y lluvia. "Al mal tiempo, buena cara", ha ironizado en declaraciones a Europa Press la directora editorial de Renacimiento, Christina Linares, quien reconoce "haber empezado con mal pie", pero "aún queda mucha feria". "Soy optimista y espero que la gente no se desanime, porque no hace mucho frío", ha señalado.

Linares ha recordado que ni los participantes ni los organizadores de la feria pueden "hacer nada ante este principio un tanto desafortunado", ya que "la naturaleza manda". "Esto es una lotería y, una feria en la que no llueve, no es una feria", ha señalado, tras reconocer que la cancelación de la inauguración "no es bueno porque siempre significa más presencia en los medios".

Para Marina Sanmartín, de los sellos Sílex, Silonia y Tres Hermanas, la climatología que asola estos días a Madrid "se trata de algo puntual, como el hecho de que coincida con otros eventos como la final de Champions League", por lo que "de momento, optimismo". "Esta pregunta de cómo afectará la lluvia lo veremos el último día", ha añadido. "No puedes ir contra la actualidad, pero yo doy un voto de confianza, solo estamos en el primer día", ha reiterado Sanmartín, quien además no cree que la ausencia de la Infanta Elena en la inauguración sea un contratiempo. "La primera mañana es para la gente de la feria y el papel informativo nos lo va a dar la lluvia", ha apuntado.

Javier Vicedo, de Pre-Textos, también ha explicado que "no es la mejor manera de comenzar", pero cree que un evento como esta feria "debería funcionar" a pesar de los obstáculos. "Es verdad que los primeros cuatro o cinco días dan lluvias y hay una final de Champions League, pero esperemos a ver como empieza, apenas llevamos una hora", ha afirmado.

CASETAS AUN SIN MONTAR

Alrededor de las 11.00 horas, todavía había algunas casetas terminando el montaje --algunos editores han criticado las dificultades de este año para ello-- y los participantes se iban enterando a cuentagotas de la cancelación del acto oficial de inauguración.

Para Juan Casamayor, de Páginas de Espuma, que cumple "la mayoría de edad" en la feria con esta editorial --18 participaciones--, se trata de un evento "muy largo y extenso en el tiempo", por lo que "con seguridad absoluta habrá buenos momentos que compensen todo lo que está pasando ahora".

"Un inicio accidentado en cuanto a climatología no es la mejor forma de empezar, pero creo que el balance, más que hacerlo ahora, lo haría al final. Y seguramente será positivo, porque siempre acaba así: hay mejores y peores ediciones, pero solo por el contacto con los lectores y las cifras de ventas vamos a estar todos muy contentos", ha aseverado.