Los yihadistas asesinan a 500 yazidíes y esclavizan a 300 mujeres en su ofensiva en Irak

Integrantes del Estado Islámico (EI) han asesinado al menos a 500 personas de la minoría étnica yazidí durante su ofensiva en el norte del país, según ha confirmado el Ministerio de Derechos Humanos de Irak este domingo a Reuters.

Mohammed Shia al-Sudani ha explicado que los yihadistas han enterrado vivas a algunas de las víctimas, incluidas mujeres y niños.

Además, 300 mujeres han sido secuestradas como exclavas, según la fuente.

NUEVOS BOMBARDEOS DE EEUU

Estados Unidos ejecutó hoy otra serie de bombardeos selectivos contra objetivos del grupo terrorista Estados Islámico (EI) en el norte de Irak para proteger a la minoría yazidí que vive en el Kurdistán, informó el Pentágono.

El primero de los ataques tuvo lugar a las 15:20 GMT y se llevó a cabo mediante una combinación de aviones de combate y aviones no tripulados, según apuntó el Comando Central de Estados Unidos, encargado de Oriente Medio.

Dicho bombardeo tenía como objetivo acabar con dos vehículos blindados que estaban disparando contra los yazidís cerca del monte Sinyar, uno de los cuales fue alcanzado y destruido; mientras que 20 minutos más tarde, durante otro ataque, un avión estadounidense bombardeó y destruyó otros dos vehículos blindados y un camión armado.

El tercer ataque de hoy se produjo a las 19:00 GMT, cuando otra aeronave estadounidense acabó con otro vehículo blindado en la misma zona.

El viernes, dos series de ataques aéreos estadounidenses alcanzaron una posición de artillería del grupo yihadista, destruyeron un convoy de militantes, y mataron a los militantes que manejaban los morteros.

Precisamente, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció el éxito de los primeros bombardeos selectivos contra los yihadistas del EI, pero reiteró la necesidad de crear un gobierno de unidad iraquí que, en última instancia, ataje el problema.

Dichos ataques, aseguró, "han destruido con éxito armamento y equipos que los terroristas del EI podrían haber utilizado contra Erbil", mientras que las fuerzas kurdas sobre el terreno continúan defendiendo la urbe, a la vez que el gobierno iraquí y Estados Unidos han aumentado su asistencia a esas tropas.

Estados Unidos ha completado también dos series de lanzamientos de comida y agua para las decenas de miles de refugiados aislados en el monte Sinyar, una ayuda humanitaria que respaldarán los gobiernos de Francia y Reino Unido, según constató el propio Obama tras hablar hoy con su homólogo francés, François Hollande y el primer ministro británico, David Cameron.

Barack Obama, aseguró hoy que su país no permitirá que los yihadistas del grupo terrorista Estado Islámico (EI) construyan un refugio en Irak, pero advirtió de que la solución última del problema dependerá de Bagdad.

"En última instancia, no va a haber una solución militar estadounidense a este problema, tendrá que ser una solución iraquí", apuntó Obama durante una intervención no prevista para abordar la crisis que atraviesa el Kurdistán antes de abandonar Washington por sus vacaciones de verano.

Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU estudia un borrador de resolución planteado por el Reino Unido para condenar la ofensiva yihadista en Irak y tratar de debilitarla cortando sus vías de financiación. El texto, visto por Efe, plantea congelar los activos financieros de varios líderes del Estado Islámico (EI) y amenaza con sanciones a cualquier persona u organización que preste apoyo a la milicia islamista.

ARABIA PREDICA CONTRA EL ESTADO ISLÁMICO

Las autoridades de Arabia Saudí han ordenado a los ulemas de las mezquitas del país predicar contra el yihadista Estado Islámico (EI), al que consideran como "un grupo desviado", que pertenece a la organización terrorista de Al Qaeda.

Una fuente del Ministerio saudí de Asuntos Religiosos, citada por el periódico estatal Al Hayat, explicó que todas las entidades religiosas del país fueron informadas la semana pasada de la importancia de "advertir a la gente de los peligros del EI sobre la recta convicción del islam".

El ministro, Saleh al Sheij Ablag, explicó que el EI coopera con "los enemigos de los suníes para matarlos y debilitarlos" y pidió que se pongan de relieve sus crímenes horrorosos y el derrame de sangre que causan.

El rey saudí Abdalá bin Abdelaziz pidió a los ulemas del país el pasado 28 de julio, durante la fiesta musulmana de Fitr, que marca el fin del mes de Ramadán, "desplegar sus esfuerzos para concienciar a toda la gente del peligro del terrorismo y las organizaciones radicales".

La organización extremista suní EI proclamó a finales de junio un "califato" en Irak y Siria.