Unas 300 viviendas sepultadas por el derrumbe de un cerro en el sur de México

Inundaciones en México y Colombia

Al menos siete personas han muerto y otras cien están desaparecidas tras el derrumbe de un cerro en el poblado de Santa María Tlahuitoltepec, según los primeros datos difundidos hoy por Protección Civil del estado de Oaxaca, en el sur de México.

Entre cien y trescientas viviendas quedaron sepultadas por el alud de tierra y lodo ocurrido esta madrugada en el barrio Esquipula.

El derrumbe ha activado un operativo de emergencia en el que participan soldados, militares, equipos sanitarios y los servicios de Protección Civil. Cruz Roja mexicana ha enviado a 35 de sus miembros y tres perros adiestrados para ayudar en la búsqueda y rescate de sobrevivientes.

Quince ambulancias se encuentran en el lugar de los hechos para atender a posibles supervivientes.

Por instrucciones del presidente mexicano, Felipe Calderón, están viajando a la zona el secretario de Gobernación (Interior), Francisco Blake, y la directora de Protección Civil, Laura Gurza.

La Secretaría de Gobernación ha emitido un comunicado en el que afirma a lo largo del día los equipos movilizados apoyarán con personas, perros adiestrados y maquinaria pesada las tareas de excavación y salvamento.

Otros organismos que están alerta ante la emergencia son la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la empresa pública Petróleos Mexicanos (PEMEX).

La población de Santa María Tlahuitoltepec se ubica a casi 300 kilómetros al sudeste de la capital del estado y a casi 500 de Ciudad de México.

Se encuentra en la región Mixe, con población predominantemente indígena, y tiene unos 9.000 habitantes.

DERRUMBE EN COLOMBIA

Por su parte, en Colombia, las esperanzas de hallar vivas a entre 20 y 30 personas que quedaron sepultadas por un derrumbe de tierra y piedras a causa de las lluvias en una carretera son muy bajas, admitieron las autoridades y los equipos de rescate.

El derrumbe, provocado por las fuertes lluvias caídas en la zona, se produjo este lunes cerca del municipio de Giraldo, en Antioquia (noroeste), en la vía que comunica la capital del departamento, Medellín, con el mar Caribe.

La carretera está en muy mal estado y todavía no se ha podido rescatar a ninguno de los sepultados, según constató Efe en el lugar del derrumbe.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se desplazó hasta la zona y se reunió con los familiares de las víctimas que se han comenzado a congregar en el lugar de la tragedia.

Santos, que recorrió el área del derrumbe en compañía del director de la Policía de Carreteras, el general Rodolfo Palomino, y de su ministro de Transporte, Germán Cardona, entre otras autoridades, adelantó que las tareas de rescate se prolongarán durante varios días.

En esas labores, que comenzaron ayer mismo y se reanudaron hoy tras el parón nocturno, participan unas 40 personas de Defensa Civil, bomberos, Cruz Roja, la Policía y el Ejército.

En el momento del derrumbe, las viviendas de la zona ya habían sido desalojadas, pero decenas de personas se encontraban en la carretera haciendo un transbordo entre dos autobuses.

Entre los sepultados está el policía Germán Vargas Giraldo, de 24 años y que intentó salvar a una mujer y a su bebé cuando ocurrió el alud, según un boletín difundido hoy por la Agencia Nacional de Noticias Policiales (ANNP).

La actual temporada de lluvias en Colombia ha dejado en lo que va de año al menos 74 muertos y más de 812.000 damnificados en todo el país, de acuerdo con el último informe del Ministerio del Interior y Justicia.