La nieve, frío y viento del 'ciclón bomba' que afecta a EE.UU. causa 16 muertos

La nieve, frío y viento del 'ciclón bomba' que afecta a EE.UU. causa 16 muertos

La ciudad de Nueva York y sus alrededores está sufriendo la tormenta de nieve más intensa de la temporada, con vastas áreas del estado en estado de emergencia y los aeropuertos JFK y LaGuardia con sus operaciones suspendidas.

Aunque en Nueva York y en sus alrededores no se informó de víctimas mortales, en otras zonas del país donde afectó el temporal con menor intensidad fuentes oficiales dieron cuenta de la muerte de seis personas. Se calcula que unas 16 personas han podido perder la vida. "Esta es una tormenta muy muy severa, con fuertes vientos y bajas temperaturas", afirmó el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, al proporcionar en una rueda de prensa un primer balance del impacto del temporal.

La tormenta comenzó a castigar esta madrugada a zonas de Long Island, situada a lo largo de la costa del Atlántico, y afectó con menor intensidad hacia el interior del estado.

La nieve empezó a caer con intensidad en Manhattan a partir de las 7.30 hora local (12.30 GMT), cuando muchos neoyorquinos comenzaban el desplazamiento hacia sus lugares de trabajo, y terminó unas ocho horas después.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró el estado de emergencia en varias zonas del estado, incluida la ciudad de Nueva York, poco después de que el temporal comenzara a castigar a la región.

Esa medida le permite a las autoridades del estado adoptar decisiones que se antepongan a las de las administraciones locales, así como disponer de poderes especiales para luchar contra el temporal sin necesidad de aprobación legislativa.

20 CENTÍMETROS DE NIEVE EN CENTRAL PARK

"No es una tormenta de nieve normal, es una tormenta de nieve más vientos de gran velocidad, que crean una situación grave", afirmó Cuomo en una rueda de prensa.

De acuerdo con datos oficiales, en puntos como Central Park de Manhattan cayeron unos 20 centímetros de nieve hasta primera hora de la tarde, mientras que en el condado de Suffolk, en Long Island, la zona más expuesta, llegaron a caer hasta 35 centímetros de nieve.

El temporal de nieve coincide con fuertes vientos y rachas hasta los 100 kilómetros por hora, lo que representa un problema grave para los equipos que están trabajando en las calles y en las rutas para quitar la nieve. "Es casi imposible limpiar las carreteras cuando tienes esas rachas de viento, que vuelven a traer nieve sobre las rutas", afirmó Cuomo. Aunque la nevada haya parado a media tarde, el viernes y el sábado se espera una brusca caída de las temperaturas, lo que han destacado tanto Cuomo como De Blasio para resaltar los riesgos adicionales.

Las previsiones indican que la sensación térmica puede caer hasta los -29 grados Celsius, por las bajas temperaturas y los vientos helados, especialmente el viernes por la noche y en la madrugada del sábado.

CERRADOS LOS AEROPUERTOS

El aeropuerto de JFK, uno de los principales puntos de entrada a Estados Unidos, decidió suspender sus operaciones y había cancelado casi 500 vuelos con origen y destino a esa ciudad. También quedó cerrada la terminal de vuelos nacionales LaGuardia, con más de 600 vuelos cancelados.

El aeropuerto de Newark, en el estado de Nueva Jersey, que también sirve a Nueva York, se mantenía abierto porque está más lejos de la zona del impacto, pero este jueves había cancelado más de mil vuelos programados. El metro suburbano de la ciudad de Nueva York, que utilizan a diario seis millones de personas, se mantuvo abierto, aunque con notables retrasos, al igual que las líneas de tren de la red de cercanías.

De Blasio también decidió declarar una emergencia invernal en la ciudad, que le permite, por ejemplo, retirar con grúas cualquier vehículo que esté bloqueando la calle. No se ha facilitado cifras de víctimas por el temporal, pero según las autoridades de Nueva York sólo en la ciudad hubo hoy más de ochenta accidentes de tráfico, en su gran mayoría al chocar vehículos a baja velocidad.

En cambio, en el estado de Carolina del Norte hubo tres muertos, en Carolina del Sur otro más y en Virginia hubo dos fallecidos. Dos de las víctimas en Carolina del Norte se registraron al deslizarse de la ruta una camioneta y caer en un arroyo. En Virginia pereció un hombre cuando fue golpeado por un quitanieves y una joven que fue atropellada mientras jugaba con un trineo.