Las tropas rusas se preparan para retirarse de la frontera con Ucrania

Las tropas rusas se preparan para retirarse de la frontera con Ucrania
Tropas en la frontera con Ucrania |Telemadrid

Las tropas rusas que participaban en ejercicios militares en las regiones de Rostov, Bélgorod y Briansk, todas ellas fronterizas con Ucrania, se preparan para regresar a sus cuarteles habituales, informó el Ministerio de Defensa de Rusia.

Las tropas, según una nota oficial, recibieron la orden del ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, de regresar a sus cuarteles tras el término de la campaña de instrucción de primavera. "Los efectivos desmontan los campamentos de campaña, cargan los equipos y conforman las columnas de transportes militares y vehículos blindados", se añade en el comunicado.

Defensa explicó que las columnas militares se desplazarán por sus propios medios hasta estaciones ferroviarias, desde donde las tropas serán transportadas en ferrocarril hasta sus lugares de emplazamiento habitual.

El Kremlin informó ayer de que el presidente ruso, Vladímir Putin había impartido instrucciones a Shoigu para que ordenase el retorno a sus cuarteles de las tropas que participaban en los ejercicios militares en las regiones fronterizas con Ucrania. Según la OTAN, Rusia emplazó junto a la frontera con Ucrania entre 35.000 y 40.000 soldados con tanques y aviones de combate.

Estados Unidos y la Unión Europea habían exigido a Moscú que retirara sus tropas de la frontera con Ucrania por considerar esa presencia militar una clara amenaza para el vecino país.

10.000 DESPLAZADOS

El número de desplazados internos en Ucrania ya ha superado las 10.000 personas y sigue creciendo, según advirtió hoy el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). La mayoría de los desplazados son tártaros étnicos, muchos de los cuales han tenido que huir dos veces: primero abandonaron Crimea y posteriormente dejaron el este de Ucrania.

Dicho esto, las autoridades locales advirtieron que últimamente se ha notado un incremento de desplazados internos que son ucranianos étnicos, rusos y familias mixtas. Al menos un tercio de los desplazados son niños, advierte el ACNUR. Los desplazamientos comenzaron en marzo de este año, poco antes del referéndum en Crimea y han aumentado gradualmente, especificó la agencia de la ONU.

Según las entrevistas realizadas a los desplazados, la mayoría abandonaron sus hogares al sentirse amenazados o perseguidos. En el caso de los tártaros, muchos dijeron que habían sufrido amenazas basadas en su creencia religiosa, dado que la mayoría profesan la fe musulmana.

Además, hay otro grupo de forzados a huir compuesto por periodistas, defensores de derechos humanos o intelectuales que son perseguidos a causa de su trabajo y su compromiso político, especificó el ACNUR.