El temporal da una tregua a los aeropuertos europeos

Los aeropuertos europeos han superado lo peor del temporal de los últimos días, pero en muchos países continúan las nevadas y los problemas en el transporte aéreo, por carretera y ferrocarril.

El aeropuerto de Fráncfort, el de mayor tráfico aéreo en la Europa continental, espera recuperar hoy su plena normalidad, aunque en las primeras horas se cancelaran aún 40 vuelos, en su mayoría por anulaciones derivadas de otros puntos europeos, después de que en los seis días anteriores llegaran a suspenderse unos 2.400 vuelos.

El ligero ascenso de las temperaturas y el hecho de que en las últimas horas no cayeran nuevas precipitaciones destacables de nieve apuntan en esa dirección, informó hoy Fraport, la empresa gestora del aeropuerto.

Pese a la descongestión respecto a los días pasados, en que centenares de personas tuvieron que pernoctar en el casi millar de literas dispuestas en sus terminales, los aeropuertos alemanes se mantienen en guardia ante las previsiones de próximas nevadas para mañana.

Mientras, las autoridades emitieron una alerta ante las precipitaciones de agua-nieve y heladas en la mitad norte y este del país, que podrían afectar seriamente el tráfico terrestre.

Los aeropuertos británicos vuelven poco a poco a la normalidad tras el caos de los últimos días por las intensas nevadas caídas, que obligaron a cancelar vuelos y cientos de pasajeros debieron pasar la noche en las terminales aéreas.

"El sector del transporte está satisfecho de que Heathrow y Gatwick vuelven a operar servicios normales", dijo hoy Sean Tipton, portavoz de los Agentes de Viajes Británicos.

La aerolínea British Airways (BA), que en los últimos días canceló 2.000 vuelos, indicó que entre hoy y mañana operará todos sus vuelos de larga distancia desde Heathrow y también los que tiene programados en los de Gatwick y el London City (pequeño aeropuerto en el este de Londres): Los aeropuertos regionales del país ya operan un servicio normal.

El Eurostar, el tren que une Londres con París y Bruselas, informó hoy de que operará el noventa por ciento de sus servicios.

Las nevadas han causado un auténtico caos también en los transportes ferroviarios y en las carreteras, congestionadas por los miles de automovilistas que visitan a sus familias con motivo de la Navidad.

También la nieve volvió a ocasionar hoy graves transtornos en la red de carreteras de Bélgica y obligó a suspender por completo los servicios urbanos de autobuses y la circulación de camiones en algunos puntos del país.

Pendientes de las reservas de sal anticongelante y de los desplazamientos esperados con motivo de la Nochebuena, las autoridades del país han recomendado reducir al máximo el uso de vehículos privados.

El aeropuerto mantiene el mensaje de "vuelta a la normalidad" en su página web, pero las informaciones en detalle sobre salidas y llegadas indican que hay retrasos y cancelaciones esta mañana, en especial en vuelos con origen o destino Reino Unido y Alemania.

En París, la anulación del 20% de los vuelos programada para hoy en sus dos aeropuertos se mantuvo pese a que no había nieve en las pistas de Charles de Gaulle ni en las de Orly, ya que el temporal no no ha sido tan importante como se había previsto.

Los principales problemas en la red francesa de carreteras estaban en las cercanías de los pasos fronterizos con Luxemburgo y Bélgica, debido a que en el sur de este último país se había prohibido la circulación de camiones.