Los sospechosos londinenses del caso de las "esclavas" eran antiguos maoístas

Londres
Londres |Telemadrid

La pareja sospechosa de retener supuestamente como esclavas domésticas a tres mujeres en una casa de Londres durante más de 30 años era antiguos activistas maoístas, revelan hoy los medios británicos. Según la cadena británica BBC, los presuntos secuestradores son Aravindan Balakrishnan, de origen indio, y su mujer, Chanda, oriunda de Tanzania, que estuvieron vinculados a un centro maoísta del barrio de Brixton, en el sur de Londres, en los años 70. Al parecer, los dos eran destacados activistas del Mao Zedong Memorial Centre, en Brixton, que en los años 70 fue registrado por la Policía en un operativo en el que cinco personas fueron detenidas, entre ellas los supuestos captores de las tres mujeres.

Scotland Yard, que no confirmó ni negó los nombres de la pareja, informó hoy de que la edad del hombre sospechoso es 73 años y no 67, como se informó la semana pasada, y de que la investigación se ha ampliado a trece domicilios en la capital.

Aravindan Balakrishnan, que en los 70 era conocido como el "camarada Bala" en círculos políticos de extrema izquierda, fue expulsado en 1974 del Partido Comunista de Inglaterra, en el que había llegado a ser miembro de su comité central, por romper la disciplina de la organización, según relatan medios británicos.

Balakrishnan abrió entonces una librería en Brixton y convirtió ese local en una comuna, así como en el centro de operaciones de un nuevo grupo político, al que llamó Instituto de Trabajadores de Pensamiento Marxista-Leninista Maoísta, que se definía a sí mismo como multirracial y hacía hincapié en que las mujeres debían tomar papeles de mando.

La historia de las mujeres supuestamente esclavizadas -una malasia de 69 años, una irlandesa de 57 y una británica de 30- salió a la luz el pasado jueves cuando los dos supuestos captores fueron detenidos, si bien fueron puestos un día después en libertad bajo fianza hasta el próximo enero.

Según los testimonios de las mujeres, pasaron más de 30 años retenidas en contra de su voluntad en una vivienda.

Las tres fueron rescatadas el pasado 25 de octubre después de que la irlandesa hiciera una llamada de teléfono, el 18 de octubre, a la organización no gubernamental "Freedom Charity" que, a su vez, informó de la situación a la Policía de Londres.

La Policía ha indicado que las tres sufrieron abusos emocionales y físicos y que se trata de establecer cuáles fueron las "esposas invisibles" que las mantuvieron encerradas tanto tiempo.

Según el diario "Evening Standard", los servicios sociales británicos fueron alertados hace quince años de la situación de la más joven de las tres mujeres ante las sospechas de que nunca había asistido al colegio.

Los servicios sociales del barrio londinense de Lambeth, al que pertenece Brixton, estuvieron en contacto con ella al menos en otras dos ocasiones, en 2010 y 2011, cuando tuvo que visitar un hospital, según el periódico.

Las tres son cuidadas y atendidas actualmente por una ONG británica en un lugar seguro, según "Freedom Charity".

Las fuerzas del orden señalaron el fin de semana que es un caso muy complejo y que las tres conocieron a sus captores porque compartían la misma "ideología política".

Además, todos comenzaron a vivir juntos en un "régimen colectivo" en la casa, pero "de alguna manera ese régimen de colectividad llegó a su fin", señaló la Policía de Londres.

La fundadora de "Freedom Charity" (dedicada a ayudar a menores vulnerables), Aneeta Prem, ha asegurado que las mujeres vivieron en "horribles condiciones" en la casa.