Ocho semanas de prisión preventiva para el psicópata noruego

Ha llegado en un coche contra el que han lanzado objetos y le han increpado con insultos. El fanático intentó asesinar a la exprimera ministra noruega que se habia estado unos momentos antes en la isla de Utoya donde Breinik mato a un hermanastro de la princesa Metteh Marit.

Sin camaras ni periodistas ,lo contrario a lo que quería el detenido para dar repercusión mediática a su declaración. Su abogado asegura que se declara no culpable, que la tragedia fue "atroz", pero "necesaria", y que no siente culpa por la masacre que ha cometido.

El juez ha admitido la petición excpecional de la policía para manternerle 8 semanas de arresto provisional, el doble de lo habitual, para el presunto autor de la matanza.

Por su parte, portavoces de la policía noruega han rebajado de manera considerable la cifra de muertos que ascendía hasta hoy a 93 personas, dejándola en 76 fallecidos finalmente.

De momento, Breivik ya ha adelantado que queria atentar contra la ex-primera ministra Gro Harlem Brundtland, que el viernes visito la isla de Utoya pero se marchó antes de que él llegara.

En su declaración a la policía, ha reiterado que actuó en solitario, pero los interrogantes son aún muchos. Breivik utilizó municion de guerra prohibida, las llamadas balas expansivas o dum dum que se fragmentan y producen destrozos masivos cuando penetran en el cuerpo. Los noruegos tambien se preguntan por que la policia tardó tanto en llegar a la isla de Utoya.

Fueron los vecinos los que auxiliaron a las víctimas con sus barcas. Hoy se ha sabido que una de los fallecidos en la isla es un hermanastro de la princesa Mette Marit. Se trata del policía Tron Berntsen, de 51 años,y murió al tratar de proteger a su hijo de diez años.

La policía mantiene cercada la granja de Breivik en Rena donde supuestamente fabrico las bombas. Sus vecinos aún no se creen lo ocurrido, sobre todos los inmigrantes musulmanes. Como los dueños de un restaurante donde Breivik solía ir a cenar y que aseguran que era muy educado y cortés con ellos.

Por otro lado, la policía polaca acaba de detener a un hombre con el que contactó el asesino de Noruega para comprar explosivos por internet. Anders Breivik comparece ya ante el juez.