El rescate de Grecia será de unos 160.000 millones de euros

El segundo programa de rescate para Grecia, aprobado hoy por los países de la zona euro, será de unos 159.000 millones de euros, 109.000 millones de financiación oficial (eurozona y FMI) y unos 50.000 millones de participación privada. En esta participación privada, unos 12.600 millones procederán de la recompra de bonos griegos por parte de las entidades participantes, y el resto (37.000 millones) serán una "contribución neta", según indica la declaración aprobada por la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la zona euro.

Esta participación privada debe ser "totalmente voluntaria", insistió el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, en una conferencia de prensa. "La financiación oficial total ascenderá a unos 109.000 millones de euros", señala el texto aprobado hoy.

Los líderes de la eurozona acordaron una reducción de los tipos de interés y plazos de vencimiento más largos para Grecia, con la participación privada, para mejorar la sostenibilidad de la deuda griega.

En concreto, se ampliarán al máximo posible los plazos de devolución de los préstamos procedentes del fondo de rescate, la Facilidad Europea de Estabilización Financiera (FEEF), desde los actuales siete años y medio a un mínimo de 15 años (con posibilidad de hasta 30 años y un período de gracia de diez años).

Además, se reducirán los tipos de interés de los créditos de este instrumento hasta aproximadamente el 3,5%. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, afirmó que estas medidas "aseguran la sostenibilidad de la deuda griega" a largo plazo.

Zapatero vaticina "tranquilidad y certidumbre de los mercados"

Por su parte, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha mostrado convencido de que el acuerdo generará certidumbre en los mercados y permitirá relajar la tensión y generar confianza y tranquilidad. Zapatero ha expuesto esa opinión en la rueda de prensa que ha ofrecido al término de la cumbre de la eurozona y en la que ha subrayado que la reunión a la que se enfrentaban hoy los jefes de Estado y de Gobierno de los países que comparten el euro era decisiva.

"Se ha logrado un acuerdo fuerte, concreto, preciso, que debe transmitir confianza y credibilidad y, ante todo, permitir a los países de la zona euro tener expectativas para la recuperación económica", ha añadido.