Cuatro personas muertas y 11 heridas en un atentado palestino en Tel Aviv

Cuatro personas muertas y 11 heridas en un atentado palestino en Tel Aviv

Cuatro personas muertas y trece heridas es el balance, por el momento, del atentado perpetrado por dos palestinos en un popular centro comercial de Tel Aviv, situado frente al Ministerio de Defensa y el Estado Mayor del Ejército.

El atentado se cometió en el centro comercial conocido como "Sarona Market", un centro de entretenimiento con decenas de restaurantes y tiendas situado justo frente a la principal base militar de Israel.

Según la investigación preliminar de la Policía, los dos atacantes, que son primos y procedentes del distrito cisjordano de Hebrón, llegaron al centro, se tomaron algo y posteriormente sacaron su armas automáticas, hicieron varios disparos e intentaron entrar en la zona cerrada del centro.

Viéndose bloqueados por los vigilantes del centro, siguieron el tiroteo hasta terminar los cargadores, dándose a la fuga inmediatamente entre las víctimas que huían.

Las cámaras de seguridad de uno de los restaurantes atacados captaron la despavorida huida de familias con niños del lugar de los hechos, mientras dos palestinos elegantemente trajeados efectúan disparos contra los clientes y, al quedarse sin munición, apuñalan aparentemente a uno de los heridos.

El parte médico actualizado de la Estrella Roja de David, equivalente en Israel a Cruz Roja, habla de cuatro personas muertas, un herido en estado crítico, cuatro heridos de distinta consideración, y el resto leves o en shock.

DOS PRIMOS PALESTINOS

Ante las advertencias de testigos, la Policía redujo a uno de los palestinos en el propio centro y al segundo a cerca de un kilómetro de los hechos, donde fue abatido por un agente que estaba de paisano.

Este segundo atacante resultó herido de bala y ha ingresado en el hospital Ijilov de Tel Aviv, donde fue operado.

Los atacantes han sido identificados por las autoridades israelíes como dos primos palestinos de 21 años originarios de Yata, al sur de la localidad cisjordana de Hebrón, que carecían de los permisos necesarios para estar en Israel.

MEDIDAS OFENSIVAS Y DEFENSIVAS

El primer ministro israelí, Benajamín Netanyahu, regresó anoche de Rusia, donde se encontraba desde el lunes para conmemorar el 25 aniversario del restablecimiento de las relaciones bilaterales, y a su llegada convocó a los altos mandos a una reunión de emergencia en el Ministerio de Defensa.

Netanyahu, anunció que tomará medidas "ofensivas y defensivas" tras el ataque perpetrado por los dos palestinos.

"Ha habido un caso muy difícil aquí de asesinato a sangre fría por terroristas inhumanos", dijo el primer ministro acompañado por su recién nombrado ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, y el titular de Seguridad Pública, Gilad Erdan, a su regreso esta madrugada.

Tras calificar la situación como un desafío al que Israel responderá "firme e inteligentemente", Netanyahu dijo: "Mantuvimos una discusión sobre una serie de medidas ofensivas y defensivas que tomaremos para actuar contra este fenómeno", sin desvelar más detalles.

Tras el atentado Israel ha retirado los permisos de entrada a 80.000 palestinos.

LOS PALESTINOS CELEBRAN EL ATENTADO

Al saber del atentado, decenas de palestinos en la ciudad cisjordana de Hebrón comenzaron a festejar el ataque y hacer disparos al aire, informaron fuentes locales.

También en la emblemática puerta de Damasco, en Jerusalén este, se han registrado esta noche celebraciones por el suceso, que coincide con el tercer día del mes sagrado de Ramadán.

El de anoche es el peor ataque de la ola de violencia que sacude la región desde octubre, en la que han muerto 211 palestinos -en su mayoría ataques o presuntos atacantes-, 30 israelíes y 3 extranjeros, sin incluir las víctimas de este atentado.

ESPAÑA CONDENA EL ATENTADO

El Gobierno ha condenado el ataque terrorista en Tel Aviv y ha reiterado su solidaridad con Israel en sus esfuerzos en la lucha contra la amenaza terrorista.

El Ejecutivo, en un comunicado difundido por el Ministerio de Exteriores, traslada su condolencia a los familiares de las víctimas y a todo el pueblo y a las autoridades de Israel, así como sus deseos de una recuperación pronta y total a los heridos.

El Gobierno ha reiterado "su solidaridad plena con Israel en sus esfuerzos por garantizar la seguridad de sus ciudadanos frente a la amenaza terrorista".

CONDENA DE ESTADOS UNIDOS

Estados Unidos condenó "en los términos más fuertes posibles" el "horrible ataque terrorista" ocurrido en un centro comercial en Tel Aviv, en el que al menos tres personas perdieron la vida y otra decena resultaron heridas.

"Hacemos llegar nuestras más profundas condolencias a las familias de los muertos y nuestra esperanza de una rápida recuperación a los heridos", dijo el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, en un comunicado.

Toner calificó los ataques contra "civiles inocentes" como unos actos "cobardes" que "nunca pueden justificarse", y aseguró que el Gobierno estadounidense ya se ha puesto en contacto con las autoridades israelíes para expresar su "apoyo y preocupación".