El partido de Ben Alí anuncia la disolución de su comité político

El partido en el poder en Túnez bajo el régimen del expresidente Zine El Abidine Ben Ali, la Reagrupación Constitucional Democrática (RCD), anunció este jueves la disolución de su comité político, máximo órgano de dirección, informó la televisión estatal.

Al mismo tiempo, todos los ministros del partido del ex expresidente tunecino Zine el Abidine Ben Alí han abandonado esa formación, la Reagrupación Constitucional Democrática (RCD), según medios locales.

Doce de los 20 ministros del nuevo Gobierno de transición formado tras la salida del país de Ben Alí pertenecían a la RCD, el partido que ha acaparado el poder durante décadas en Túnez. El presidente interino, Fued Mebaza, y el primer ministro, Mohamed Ghanuchi, ya habían anunciado el pasado martes que dejaban la RCD después de que algunas fuerzas opositoras en el Ejecutivo decidieran suspender su participación en el mismo.

Ayer, en su primera aparición pública, Mebaza se comprometió a llevar a cabo "una ruptura total con el pasado", aseguró que se están realizando "profundas reformas" y elogió la "noble revolución de la dignidad y la libertad" que forzó la huida de Ben Alí.

Sin embargo, el anuncio de que todos los ministros de la RCD abandonaban el partido no ha calmado en absoluto a la población tunecina, que hoy ha salido a las calles para pedir la disolución del partido y la salida de todos sus miembros del Gobierno de unidad nacional.

Más de mil personas se manifestaban este jueves ante la sede de la RCD en la capital, símbolo del poder acumulado por el huido presidente, coreando consignas contra el partido del régimen anterior.

Fuertemente vigilados por los agentes de seguridad, los participantes gritan "RCD fuera del país", "cuando vais a comprender, el RCD es el cáncer del país" y lanzan duras críticas a Arabia Saudí por acoger al presidente huido y su familia.

DETENIDOS 33 MIEMBROS DE LA FAMILIA DE BEN ALÍ Y SU MUJER

Paralelamente, la televisión estatal tunecina anunció este juves que 33 miembros de la familia del huido presidente Zine el Abidine Ben Alí y de la de su esposa, Leila Trabelsi, han sido detenidos en los últimos días por diferentes delitos contra el país. La televisión difundió además imágenes de numerosas joyas, relojes y cartas de crédito internacionales incautados a los detenidos, aunque no precisó su identidad ni las circunstancias en que fueron arrestados.

Entre los objetos intervenidos el canal público mostró collares de perlas, brazaletes de diamantes, zafiros, monedas de oro o bolígrafos especiales preparados para disparar balas reales. Los 33 detenidos han sido puestos a disposición judicial, indicó la televisión.

La Justicia tunecina abrió el miércoles un procedimiento contra Ben Alí y varios miembros de su familia política por "adquisición ilegal de bienes mobiliarios e inmobiliarios, depósitos financieros ilícitos en el extranjero y exportación ilegal de divisas".

La investigación judicial incluye al ex presidente huido a Arabia Saudí, a su mujer Leila Trabelsi y a los "hermanos, yernos y sobrinos" de ésta, según anunciaron los medios estatales, que indicaron que los bienes de los afectados "podrán ser expropiados".

El conocido como el "clan de los Trabelsi" era especialmente odiado por los tunecinos, que le acusan de haberse apropiado de las riquezas del país, incluidas tierras y multitud de bienes estatales. Entretanto la situación durante la pasada noche en el país volvió a ser de relativa calma, según indicaron habitantes de varias regiones.

En la capital no se escucharon disparos durante el toque de queda, cuyo inicio fue retrasó dos horas desde este miércoles, debido a la mejora de la situación de seguridad.

El Consejo de Ministros del Gobierno de transición se reunirá hoy por primera vez, sin la presencia de tres de los ministros opositores, y abordará nuevas medidas relacionadas con la amnistía y la separación de poderes, según señalaron fuentes del Ejecutivo.