Vendimia francesa: entre la tradición familiar y la oportunidad laboral | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Vendimia francesa: entre la tradición familiar y la oportunidad laboral

blog tiempo vendimia

internacional

| 07.08.2014 - 12:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un buen sueldo, prestaciones sociales, tradición y oportunidad laboral. Todo ello supone para, alrededor de 15.000 españoles, la próxima vendimia francesa, que ya espera la llegada de unos temporeros a los que la crisis ha sumado mujeres, estudiantes y profesionales que no temen la dureza del trabajo.

Fuentes de los sindicatos UGT y CCOO cifran entre 14.500 y 15.000 los españoles que se trasladarán hacia final de agosto a las regiones vinícolas del país vecino, muchos de ellos ya auténticos expertos y convertidos en mano de obra de confianza para sus patrones franceses.

"La estatua del emigrante no la pusieron por casualidad" en la plaza de Alcalá del Valle (Cádiz), asegura a Efeagro Antonio García, alcalareño de 50 años, que ya cuenta los días que le quedan para volver a Perpignan, donde trabajará como encargado de la veintena de temporeros que conforman su cuadrilla.

ANDALUCÍA ACAPARA LOS TEMPOREROS

Andalucía es la región que más temporeros aporta -el 72,6 % del total- y la mayoría de ellos proceden de localidades como Alcalá del Valle, en la que de sus 5.200 habitantes cerca de 2.000 suelen viajar a Francia en diferentes épocas del año, ya sea para la vendimia u otras campañas de recogida.

Los 27 años de experiencia de Antonio García entre las vides francesas le han convertido en "una institución" y el patrón francés lo contrata en otras épocas del año para otras labores vinícolas. "Trabajo allí porque las condiciones laborales son mejores y con el patrón estamos compenetrados", aunque es "muy duro", con temperaturas altas en zonas de solana, añade.

Uno de sus hijos, también de nombre Antonio García, tiene 26 años, está diplomado desde 2010 en Magisterio y con formación posterior en cursos de psicopedagogía, psicología y salud pero mientras espera una oportunidad laboral, acudirá este año -como ya ha hecho otras seis veces- a Perpignan para vendimiar. Se trata de uno de los nuevos perfiles de vendimiadores surgido en los últimos años a consecuencia de la crisis.

En su caso, acudió a la vendimia en años anteriores para pagar sus estudios y ahora, una vez diplomado, para obtener ingresos mientras prepara unas oposiciones de su profesión. A sus 32 años, Francisco José Cotes, de Huesa (Jaén), lleva media vida trabajando en la vendimia, especialmente en labores de arreglo de viñas para la uva de mesa.

En su caso, forma parte junto a su mujer de una cuadrilla familiar dirigida por un primo suyo que cada año se traslada hasta Malemort-du-Comtat, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul.

Según reconoce a Efeagro, las condiciones salariales para este oficio son "bastante mejores" que en España y, en esta época de campañas, muchos de los 3.000 habitantes de Huesa viajan al país galo y quedan en el pueblo los mayores al cuidado de los nietos. En Caniles (Granada), vive Carmen González, que a sus 48 años lleva 25 trabajando en la vendimia francesa junto a una cuadrilla de siete personas también en la zona de Perpignan.

A pesar de que el número de temporeras ha bajado en los últimos años por la crisis -sustituidas por desempleados de otros sectores como la construcción- explica que en su cuadrilla la mitad siguen siendo mujeres. El día a día, admite, es "duro", comienza a las 7 de la mañana y finaliza a las 17.00 horas pero en un mes ganan un "buen dinero".

Desde Fuentes de Andalucía (Sevilla), Manuel Cano cuenta a Efeagro que este año vivirá la vendimia desde la distancia: será la primera vez que no acuda en más de 40 años. A sus 59 años, ha decidido quedarse en su tierra y asumir trabajos agrarios temporales; recuerda los años en Francia como "buenos", aunque lo "más duro" era tener que dejar a sus hijos.

Los primeros temporeros viajarán al país vecino el 20 de agosto y obtendrán una remuneración que nunca podrá ser inferior al mínimo interprofesional de crecimiento, fijado en 9,53 euros/hora o 1.445,38 euros/mes, a razón de 35 horas semanales (151,67 horas/mes).

El secretario de Empleo, Seguridad Social y Previsión Social Complementaria de CCOO, José Fuentes, ha indicado a Efeagro que este año no habrá "tanta avalancha de solicitudes" para ir a vendimiar a Francia, "porque hay buenas campañas de frutas y hortalizas, y vendimia" en España y un "leve repunte" de contratos temporales en el sector servicios y la construcción.

Según Fuentes, les sale "rentable" vendimiar en el país galo, "y más si van en familia", y por las prestaciones sociales francesas, que otorgan ayudas en función de los hijos al cargo de los temporeros. EFE