Unas 20 personas siguen sepultadas en el edificio derrumbado en Delhi

internacional

| 17.11.2010 - 15:57 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Al menos veinte personas continúan sepultadas bajo los escombros del edificio de cinco plantas que se derrumbó este lunes en el este de Nueva Delhi, mientras siguen en marcha las operaciones de rescate, estimaron hoy fuentes oficiales. "Las operaciones de rescate siguen en marcha en la zona", dijo el comisario jefe de la Policía de Delhi, Dharmender Kumar, a la agencia IANS.

De acuerdo con los últimos datos oficiales, 66 personas perdieron la vida y otras 82 resultaron heridas por el desplome del inmueble, en el barrio de Lalita Park de la zona de Laxmi Nagar, situado en el este de la capital india.

La Corporación Municipal de Delhi (MCD) ordenó hoy la inmediata evacuación en un plazo de 24 horas de 38 edificios cercanos al lugar del derrumbe, según dijo a IANS un portavoz de este organismo. El propietario del edificio, Amrit Singh, que se hallaba en paradero desconocido desde el momento de los hechos, fue arrestado anoche por la Policía y será trasladado hoy a los juzgados de la capital acusado de homicidio involuntario. "Estamos interrogándole y tratando de descubrir una serie de circunstancias", dijo a IANS el subcomisario de Policía, I.B. Rani.

La jefa del Gobierno del territorio de Nueva Delhi, Sheila Dikshit, declaró que la magnitud de la tragedia "no tiene precedentes" en la historia reciente de la ciudad y achacó la causa del derrumbe a un "caso de negligencia".Los residentes de tres edificios colindantes al siniestrado fueron evacuados ya ayer por las autoridades locales a un campamento provisional ubicado en una carretera cercana.

Según el consejero de Finanzas de Delhi, A. K. Walia, el bloque de pisos estaba debilitado posiblemente por las aguas acumuladas en su sótano, que continuaban estancadas tras las fuertes lluvias monzónicas caídas en la ciudad hasta septiembre.

En el inmueble vivían en pisos de una habitación unas 250 personas, la mayoría inmigrantes procedentes de otros estados de la India, como el norteño Bihar y la nororiental Bengala.