La Policía de Nueva York dice que nadie ha reivindicado aún la explosión

No se ha encontrado relación con ningún grupo terrorista

La explosión deliberada causa al menos 29 heridos

El alcalde de Nueva York dice que no existen amenazas terroristas específicas

internacional

| 18.09.2016 - 06:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El jefe de la policía de Nueva York, James O'Neill, afirmó hoy que nadie ha reivindicado todavía la explosión del sábado en el barrio de Chelsea y dijo que no descartan ninguna hipótesis hasta saber "quién y por qué" lo han hecho.

"Hasta ahora nadie ha reivindicado todavía su responsabilidad en la explosión", afirmó en rueda de prensa el jefe de la policía junto al alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, quien insistió hoy en que fue un acto "intencionado".

O'Neill explicó que los agentes continúan recabando pruebas tanto en el lugar de la explosión como en la zona donde se encontró un segundo artefacto, y añadió que las autoridades no descartan nada hasta saber "quién y por qué" han hecho esto.

Asimismo, explicó que el segundo artefacto localizado a cuatro manzanas de la zona de la explosión ya ha sido trasladado a un laboratorio de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en Quantico (Virginia) para ser analizado.

El jefe de la policía afirmó también que los investigadores cuentan ya con imágenes del momento de la explosión que fueron captadas por cámaras de seguridad que también están siendo analizadas.

DE BLASIO: "TODAS LAS TEORÍAS ESTÁN ENCIMA DE LA MESA"

Por su parte, el alcalde subrayó que "todas las teorías están encima de la mesa" pero aclaró que aún no hay pruebas que vinculen lo ocurrido con el terrorismo internacional y que queda "mucho trabajo por hacer" hasta saber los motivos detrás de la explosión.

"Lo que sabemos hasta ahora es que fue algo intencionado, que fue un acto violento y que fue un acto criminal organizado, pero lo que no sabemos todavía es si existe alguna conexión internacional", insistió De Blasio.

El alcalde destacó que las 29 personas que resultaron heridas ya han sido dadas de alta de los hospitales e hizo un llamamiento a los neoyorquinos para que sean "pacientes" hasta saber exactamente qué ha pasado y encontrar respuestas.

"La gente tiene que estar vigilante, más vigilante que nunca, y entender que en los próximos días habrá una gran presencial policial en la ciudad con motivo de la Asamblea General" de Naciones Unidas, añadió De Blasio.

El alcalde afirmó también que de momento tampoco hay pruebas que conecten lo ocurrido en el barrio de Chelsea con la explosión de otro artefacto el sábado a primera hora de la mañana en el estado de Nueva Jersey.

Por su parte, el jefe del Departamento de Bomberos de Nueva York, Daniel Nigro, confirmó en la misma rueda de prensa que todos los heridos ya han sido dados de alta y que tras revisar los edificios de la zona "no hubo daños estructurales" en ninguno.

Finalmente, De Blasio pronunció unas palabras en español para asegurar que las autoridades locales, estatales y federales "siguen investigando lo ocurrido" y garantizar a todos los neoyorquinos "que la policía va a encontrar y arrestar a los responsables".

La explosión del artefacto, colocado en el interior de un cubo de basura, ocurrió hacia las 20.30 hora local (00.30 GMT del domingo) en el barrio de Chelsea, en una zona de la ciudad muy frecuentada por turistas.

Posteriormente, las autoridades localizaron un segundo artefacto a poca distancia del lugar de la explosión y que, según fuentes policiales, era una olla a presión de cuya parte central salía un cableado oscuro.

EL GOBERNADOR CUOMO: "ES UN ACTO DE TERRORISMO"

Por su parte, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo hoy que la explosión del sábado fue un "acto de terrorismo" pero las autoridades aún no tienen pruebas que lo vinculen con el terrorismo internacional.

"Todavía no hay evidencias que lo vinculen con el terrorismo internacional, pero una bomba que explota en Nueva York obviamente que es un acto de terrorismo", dijo Cuomo en rueda de prensa desde el lugar de la explosión.

El gobernador de Nueva York añadió que quienes quiera que hayan sido los responsables de colocar las dos bombas en Manhattan, las autoridades "van a encontrarlos" y serán llevados ante la justicia para responder por lo ocurrido.

"Una alternativa es ponerse a especular o a formular hipótesis, y otra opción es esperar a los hechos y empezar a partir de ahí. No sería razonable que me ponga a especular sobre algo que todavía no conocemos", añadió el gobernador.

En todo caso, Cuomo advirtió que los neoyorquinos no van a permitir que este tipo de personas y este tipo de amenazas "alteren" sus vidas. "Esto es una democracia, aquí vivimos en libertad, y no les vamos a permitir que nos lo quiten", insistió.

Cuomo afirmó que en esta ocasión hubo "suerte" porque no ha habido que lamentar víctimas mortales y explicó que las 29 personas que resultaron heridas tras la explosión ya han sido dadas de alta en los hospitales.

La explosión del artefacto, colocado en el interior de un cubo de basura, ocurrió hacia las 20.30 hora local (00.30 GMT del domingo) en el barrio de Chelsea, en una zona de la ciudad muy frecuentada por turistas.