Un tiroteo cerca de una escuela de California deja unos tres muertos

internacional

| 15.11.2017 - 08:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El autor del tiroteo de hoy en el norte de California eligió sus víctimas al azar, según las primeras investigaciones de las autoridades sobre el ataque, que dejó al menos cinco muertos, incluido el propio agresor. Medios locales, que citan a la oficina del aguacil del condado de Tehama, aseguraron que el autor del tiroteo, que fue abatido por la policía y del que todavía no se conoce su identidad, podría estar envuelto en algún tipo de disputa doméstica con sus vecinos.

El suceso tuvo lugar en la reserva Rancho Tehama, situada a unos 185 kilómetros al norte de Sacramento, y el causante de la matanza recorrió varias zonas de ese lugar sin dejar de disparar. Las autoridades afirmaron que tienen siete escenas del crimen diferentes y que los servicios de emergencia están tratando a diez heridos, de los cuales al menos dos son niños cuyo estado no es grave.

Según los investigadores y el relato de los testigos, el tiroteo comenzó en una vivienda en torno a las 8 de la mañana hora local (17.00 GMT) y continuó instantes después en la escuela Rancho Tehama Elementary. El ayudante del sheriff del condado, Phil Johnston, dijo que varios estudiantes fueron evacuados en helicóptero, incluidos dos niños heridos de bala.

En la zona se han desplegado alrededor de 100 agentes de las fuerzas de seguridad. "Creía que esto solo sucedía en lugares como Los Ángeles o Nueva York", declaró José García, un vecino del lugar, al diario Los Ángeles Times.

El gobernador de California, Jerry Brown, emitió un comunicado en el que lamenta lo ocurrido y se solidariza con las víctimas. Este suceso en el norte de California se desencadenó menos de diez días después de que un joven asesinara a 26 personas en una iglesia de Sutherland Springs (Texas), y después de que 58 personas murieran en Las Vegas el pasado 1 de octubre en el peor tiroteo en la historia de Estados Unidos.