Un representante de Gadafi viaja a Londres para sondear una posible salida

Los rebeldes libios presentan batalla a gadafistas y logran mantener Brega

Rebeldes contra Gadafi (AFO PHotos)

internacional

| 01.04.2011 - 08:50 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Un enviado del líder libio, Muamar al Gadafi, ha conversado los últimos días en Londres con funcionarios del Gobierno británico y sondeado al parecer una posible salida para éste y su familia, según informan los medios de Reino Unido. Se trata de Mohammed Ismail, ayudante de uno de los hijos del coronel Gadafi, a quien los representantes del Gobierno británico le dijeron lo mismo que el primer ministro, David Cameron, ha expresado en público: que el coronel tiene que dejar el poder. "En todos los contactos que establecemos, dejamos claros que Gadafi tiene que irse", según explicó un portavoz del Foreign Office (Ministerio de Asuntos Exteriores).

Según la BBC, Ismail, ayudante de Saif al Islam Gadafi, el hijo del coronel que estudió en la London Schoolf of Economics, visitó la capital británica en días pasados. El Foreign Office se ha negado, sin embargo, a comentar la visita con el argumento de que no van a hablar continuamente de sus contactos con funcionarios libios.

Según la BBC, el representante del régimen de Gadafi, que mientras tanto parece haber regresado al país norteafricano, trató de sondear una posible estrategia de salida para el líder libio. La posición oficial del Gobierno británico es la de animar a todos los que rodean al coronel a abandonar el que califican de "régimen brutal".

SALIDA DE GADAFI O SU FAMILIA

En la capital británica corren rumores según los cuales los hijos del coronel, especialmente Saif al Islam, Saadi y Mutassim, quieren discutir estrategias de salida ya sea para toda la familia, ya sólo para el coronel. El miércoles se produjo ya la primera defección importante cuando el ministro libio de Exteriores, Musa Kusa, voló al Reino Unido, donde explicó que no quería seguir representando al régimen libio.

Cameron afirmó ayer que la defección de Kusa "habla bien claro de la desesperación y el temor existentes en la misma cúspide del corrupto y tambaleante régimen de Gadafi".En respuestas a los periodistas, Cameron insistió por otro lado en que su Gobierno no ha ofrecido inmunidad a hasta ahora jefe de la diplomacia libia, que estuvo también varios años al frente de los servicios de inteligencia exterior de su país, en relación con el atentado de Lockerbie (Escocia).

La fiscalía escocesa quiere interrogar a Kusa en relación con aquella acción terrorista contra un avión de la compañía estadounidense Pan Am que sobrevolaba aquella localidad escocesa, que causó la muerte de 270 personas y por el que fue condenado a cadena perpetua su compatriota Abdul Baset Ali al Megrahi.

LOS REBELDES LIBIOS PRESENTAN BATALLA A GADAFISTAS Y LOGRAN MANTENER BREGA

Mientras tanto, durante las últimas horas, cuando parecía que las fuerzas leales al líder libio, Muamar el Gadafi, iban a volver a hacerse con el control de la ciuda de Brega, los rebeldes consiguieron una leve ventaja y les hicieron retroceder 40 kilómetros al oeste. Frente a los tanques, misiles Grad y obuses de los "gadafistas", los milicianos sublevados presentaron batalla con fusiles "kalashnikov", cohetes "katiusha", baterías antiaéreas y mucho entusiasmo.

Desde Bengasi, capital de los revolucionarios, el portavoz de los insurgentes Mohamed Mergirby dijo que "las fuerzas de Gadafi están a 40 kilómetros al oeste de Brega, que está bajo control de los rebeldes".A juicio de Mergirby, esta leve ventaja se ha conseguido gracias a un cambio de estrategia militar entre ayer y hoy, ya que ahora hay miembros del Ejército combatiendo en primera línea, mientras que en segunda línea están las milicias de voluntarios.

Esta mañana partidarios y detractores del régimen de Gadafi se enfrentaban en Brega, adonde se trasladó ayer por la tarde el frente de batalla después de que las fuerzas gubernamentales ganaran terreno a los rebeldes con bombardeos de artillería.

Aunque el miércoles se anunció desde Bengasi que se había efectuado un repliegue táctico a Ajdabiya, 160 kilómetros al suroeste de la capital revolucionaria, este jueves la localidad aparecía desierta, ya que la mayoría de sus habitantes había huido y todas las fuerzas rebeldes se habían movilizado hacia Brega.