Un pequeño artefacto hace explosión en Roma antes de la visita de Hollande al Vaticano

El papa abordó con Hollande la defensa de la persona, la familia y bioética

Un artefacto explosivo de poca potencia estalló anoche en Roma cerca de una fundación francesa

El papa Francisco con el presidente Hollande

internacional

| 24.01.2014 - 14:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un artefacto explosivo de poca potencia estalló durante la noche en una calle de Roma en los aledaños de una fundación francesa vinculada a la embajada de Francia ante la Santa Sede, aunque sólo daños a cinco coches que estaban aparcados.

Los investigadores barajan la posibilidad de que se tratase de un acto relacionado con la visita del presidente francés, François Hollande, al Vaticano para reunirse con el papa Francisco. Una visita que se producía esta mañana en medio de un clima de cordialidad.

El papa Francisco y el presidente francés, François Hollande, abordaron durante su reunión de hoy en el Vaticano temas de actualidad, como "la defensa y promoción de la dignidad de la persona, la familia y la bioética".

Así se lee en un comunicado de la oficina de prensa del Vaticano en el que se informa de que se trató de un encuentro "cordial", en el que también se analizó la situación en Oriente Medio y de los conflictos en algunos países de África.

En el comunicado se explica que ambos reiteraron su compromiso para "mantener un diálogo continuado entre Estado e Iglesia católica y a colaborar constructivamente en las cuestiones de interés común".

El presidente francés, Francois Hollande, ha regalado al Papa Francisco un libro sobre San Francisco de Asís y el Pontífice le ha correspondido con una medalla de su pontificado, durante su encuentro este viernes en el Vaticano que se ha prolongado durante 35 minutos.

Antes del encuentro que han mantenido en el estudio privado del Papa, ambos mandatarios se han estrechado la mano en la biblioteca del Palacio Apostólico.

Según las imágenes retransmitidas por el Centro Televisivo Vaticano, el Papa Francisco ha saludado en francés a Hollande, con un "Señor presidente", aunque la reunión se ha desarrollado con la ayuda de un intérprete. "Estoy muy contento de estar aquí", ha asegurado el presidente francés mientras saludaba al Papa.

Además, han intercambiado los regalos y, al recibir Francisco el suyo, se ha dirigido a Hollande para decirle: "Este es también tu santo", en alusión a su nombre. Finalmente, Hollande se despidió del Papa con un '`A bientot!' (Hasta pronto).

Tras el encuentro con el Pontífice, el presidente Hollande, acompañado por el ministro del Interior francés, Manuel Valls, tuvo una reunión con el secretario de Estado Vaticano, Pietro Parolin.

La delegación francesa estaba formada por el sacerdote Georges Vandenbeusch, que fue liberado a finales de diciembre después de haber sido secuestrado en Camerún, y Nicolas Hulot, el representante designado por el presidente francés para la protección del planeta.

Hollande ha aterrizado esta mañana en torno a las 9,30 horas en el aeropuerto militar de Ciampino, en Roma, con un avión de la aeronáutica francesa.

Es la primera vez que el mandatario francés visita la Santa Sede, desde que fue elegido en mayo de 2012. De hecho, el líder socialista había cambiado su agenda, que incluía una visita al Papa, oficialmente por razones de calendario y a causa de la renuncia de Benedicto XVI.

ALARMA POR LA COLOCACION DE UNA BOMBA

Coincidiendo con la visita de Hollande al Vaticano, a primera hora de la mañana, ha explotado cerca la iglesia de Saint-Yves des Brétons, en Roma, una bomba casera. Se trata de una propiedad de una fundación religiosa conocida como Las instituciones piadosas de Francia, ligada a la embajada del Eliseo ante la Santa Sede, cuyas ventanas se rompieron por la onda expansiva.

Ante este suceso, se ha instalado en el Vaticano el código de máxima alerta, con controles de seguridad instaurados en la columnata de la Plaza de San Pedro y el interior de los muros del Vaticano.

La bomba había sido colocada en pleno centro histórico, aunque no ha causado heridos, pero sí daños materiales a cinco coches. Según un análisis de la policía italiana, el artefacto estaba compuesto por una pequeña botella incendiaria. El cuerpo de carabinieros está investigando la identidad de quien está detrás de este ataque, y si tiene relación con la visita del presidente francés al Papa.