Un nuevo informe culpa a TEPCO y al Gobierno del desastre de Fukushima

Se redoblan los intentos desesperados para controlar la planta de Fukushima (AFP)

internacional

| 23.07.2012 - 12:29 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un nuevo informe de expertos publicado hoy en Japón considera que TEPCO, propietaria de la central nuclear de Fukushima, y el Gobierno "estaban demasiado confiados" con respecto a la seguridad de la planta antes del accidente de marzo de 2011.

"La empresa y los órganos reguladores estaban demasiado confiados y consideraban que acontecimientos (desastres naturales) peores de los incluidos en sus estimaciones no sucederían, y no fueron conscientes de que las medidas para evitar el peor de los escenarios presentaban muchos agujeros", explica el documento publicado hoy.

Dada esta certeza, Tokyo Electric Power (TEPCO) gozaba de una capacidad "endeble" para responder a una crisis como esta porque sus empleados no habían sido entrenados para pensar de una manera más flexible.

El informe final de este comité convocado por el Gobierno se publica apenas 18 días después de que otro documento, firmado por un panel creado a instancias del parlamento nipón, culpara a estos mismos sujetos del desastre, el cual consideró "que pudo haberse evitado".

El escrito también considera que los órganos reguladores estaban empecinados en mantener intacto el mito de la seguridad nuclear antes del accidente.

En este sentido, subraya que la Agencia de Seguridad Nuclear se opuso firmemente en 2006 a implementar un plan para reforzar la preparación de cara a un posible desastre nuclear por temor a que hiciera dudar a la población de la seguridad de las instalaciones atómicas de Japón.

El estudio considera que el Ejecutivo podría haber reducido la exposición a las emisiones radiactivas de las personas que vivían cerca de Fukushima, si hubiera utilizado eficazmente su sistema informático para predecir la propagación de elementos contaminantes.

El comité de expertos del Gobierno estima que la implicación directa del exprimer ministro Naoto Kan, que decidió visitar la planta el día después del inicio de la crisis, tuvo "más efectos perniciosos" que beneficiosos porque pudo confundir a los técnicos de la central.

El documento, de casi 450 páginas, llama al Estado y a TEPCO a profundizar más en las investigaciones sobre el accidente, del cual asegura que quedan muchos puntos por aclarar, como por ejemplo, la manera en que se emitieron sustancias radiactivas al exterior.