Un millón y medio de civiles en Siria necesitan ayuda humanitaria, según la ONU

internacional

| 22.06.2012 - 12:50 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La ONU afirmó hoy que 1,5 millones de civiles en Siria necesitan ayuda humanitaria de forma urgente, pero el acceso a ellos es restringido por el recrudecimiento del conflicto, mientras sigue aumentando el número de desplazados internos y de refugiados. La inseguridad explica que sólo unas 461.000 personas se hayan beneficiado hasta ahora de la distribución de suministros del Programa Mundial de Alimentos (PMA), en once de las catorce jurisdicciones en las que se había previsto hacerlo. Sin embargo, el organismo confía en llegar a 40.000 personas adicionales para cumplir su objetivo de proveer al final de este mes alimentos a medio millón de sirios.

Entre los principales focos de violencia figuran Homs e Idlib, y sólo en esta última jurisdicción el número de personas que requieren asistencia ha pasado de 200.000 a 350.000 en menos de tres meses, aunque menos de la mitad han recibido algún tipo de ayuda, según datos proporcionados por la Media Luna Roja Siria a la ONU.

En Homs, el número de necesitados alcanza los 250.000, y sólo dos tercios de ellos reciben cierta asistencia, mientras que cientos se encuentran atrapados en el casco antiguo de la ciudad por los combates y sin posibilidad, por ahora, de que los cooperantes lleguen a ellos.

En los países vecinos, la ONU precisó que 92.000 refugiados sirios están recibiendo alguna ayuda.

Al conflicto en sí se van sumando problemas logísticos, como la carencia de combustible, que las organizaciones humanitarias obtenían a través de cupones entregados por el gobierno, que ahora les ha anunciado que no emitirá más hasta agosto. Para superar el obstáculo que eso supone para el transporte, el PMA intenta establecer un depósito de 100.000 litros de combustible en Damasco para las actividades de la ONU.

Por otra parte, las misiones de reconocimiento enviadas por la ONU a cuatro áreas de Siria para examinar la futura presencia de esta organización concluyeron su trabajo, pero el despliegue del personal es difícil por la violencia, reconoció la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA).

Las misiones evaluaron las condiciones logísticas y de seguridad y determinaron que inicialmente se podrían establecer dos centros, en Homs y Deir-ez-Zor, mientras que un tercero podría eventualmente instalarse en Aleppo para cubrir Idlib y Hama.

Sin embargo, un portavoz de OCHA en Ginebra dijo hoy que la situación actual ha obligado a mantener en suspenso el envío de personal, por lo que las agencias humanitarias buscan alternativas para entregar la ayuda, en algunos casos a través de organizaciones locales.