Un hombre abatido a tiros junto a una comisaría del norte de París

El cinturón con explosivos que al parecer portaba era falso

Iba armado con un hacha

internacional

| 07.01.2016 - 13:48 h
REDACCIÓN

Agentes de la policía francesa mataron hoy de varios disparos a un hombre que aparentemente pretendía atacar con un cuchillo una comisaría en uno de los barrios más multiétnicos de París, en un incidente que coincide con el primer aniversario de la masacre en la revista "Charlie Hebdo". La Fiscalía antiterrorista ha asumido la investigación de los hechos, tras revelar que en el cadáver del hombre se halló "un papel con la bandera del Estado Islámico (EI) y una reivindicación manuscrita en lengua árabe", además de un teléfono móvil.

Todavía se desconoce la identidad del agresor, señaló en un comunicado la Fiscalía, que investiga la "tentativa de asesinato sobre personas depositarias de la autoridad pública en relación con un proyecto terrorista".

A las 11.30 hora local (10.30 GMT), el individuo, que llevaba un cuchillo de carnicería y un cinturón de explosivos falso, mostró su arma y gritó "Allahu akbar" ("Dios es grande") antes de ser abatido por los policías de guardia ante la comisaría, según las autoridades.

Según pudo constatar Efe en el lugar de los hechos, el cuerpo del agresor, un hombre de mediana edad y cabello oscuro, estuvo tendido en el suelo durante más de una hora a la entrada de la estación de policía del barrio de la Goutte d'Or, en el norte de París, mientras un robot manejado por los artificieros lo examinaba.

"Escuché un grito, no sabría decir si fue "Allahu akbar", y después al menos tres disparos fuertes", explicó a Efe Said, un vecino que se encontraba a una cincuentena de metros de lo sucedido.

Minutos después, las fuerzas de seguridad acordonaron el barrio, con un gran despliegue en el que todos los comercios circundantes cerraron sus puertas y los alumnos de colegios cercanos fueron recluidos en los centros.

Pasadas las 15.00 hora local (14.00 GMT), la actividad recobró su ritmo normal y las líneas de metro que desembocan en las inmediaciones fueron reabiertas al público.

La investigación se centra ahora en conocer los posibles vínculos terroristas del individuo, cuya acción sacudió uno de los barrios con mayor presencia de inmigrantes magrebíes y del África negra y que es conocido por su conflictividad social.

El incidente tuvo lugar el día en que se conmemora el primer aniversario de la masacre yihadista perpetrada por los hermanos Kouachi contra el semanario satírico "Charlie Hebdo", en la que murieron 12 personas.

El portavoz del Ministerio francés del Interior, Pierre-Henri Brandet, reconoció en declaraciones a medios locales que "forzosamente hay una concordancia (con el aniversario) que puede hacer pensar que no es fruto del azar y que contaba en la motivación del individuo".

Además, se produjo en el momento en que el presidente francés, François Hollande, rendía homenaje a las fuerzas de seguridad con un discurso en el que prometió incrementar sus medios. Hollande señaló que la amenaza terrorista en Francia sigue siendo "temible", lo que justifica un reforzamiento del dispositivo antiterrorista, entre otras cosas con una evolución de las condiciones en las que policías y gendarmes pueden hacer uso de sus armas.

"Para salir sin debilitarnos del estado de emergencia", decretado tras los atentados del 13 de noviembre pasado en París con 130 muertos y que debe levantarse el próximo 26 de febrero, el Gobierno prepara un proyecto de ley que "responde a los desafíos" como el retorno a Francia desde Siria e Irak de personas radicalizadas, confirmó el jefe del Estado.