Un español muerto y otro en estado crítico en Londres por una posible intoxicación

El consulado español en Londres está en contacto con los familiares de las víctimas

internacional

| 06.03.2018 - Actualizado: 21:08 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un español ha muerto este lunes en un hotel de Londres por una aparente intoxicación por monóxido de carbono y otro se encuentra hospitalizado "en estado crítico", confirmó hoy un portavoz de la policía británica. Según explicó hoy Guillermo Trapiello, un amigo de los dos españoles afectados por la intoxicación, la víctima mortal es el mallorquín Marcos Servera. Desde el pasado viernes, el joven compartía una habitación en el hotel Mayflower, en Kensington, con el madrileño Esteban García. Éste se encuentra ingresado en el Hospital Chelsea And Westminster "en estado muy grave, en coma inducido, en la unidad de cuidados intensivos".

Scotland Yard trata de esclarecer hoy la aún "inexplicable" muerte de un mallorquín y el estado "crítico" en que se encuentra un madrileño tras un incidente ocurrido ayer en un hotel de Londres, donde se detectaron "altos niveles de monóxido de carbono" con el que podrían haberse intoxicado.

Marcos Servera, de 34 años y natural de Mallorca, que trabajaba de realizador, y su amigo madrileño Esteban García, ingeniero de caminos, de 37, compartían habitación en el céntrico Mayflower Hotel, donde se hospedaban desde el pasado viernes y que debían haber abandonado hoy para regresar a España. Ambos disfrutaban de unos días en la capital británica y, entre sus planes, pensaban haber acudido al musical "Hamilton", tal y como reveló a Efe un amigo suyo, Guillermo Trapiello.

Tras recibir una llamada de alerta, la Policía Metropolitana de Londres (Met) confirmó hoy que sus agentes se desplazaron este lunes a las 13.48 GMT hasta ese hospedaje, situado en la zona de Earl's Court, en el barrio de Kensington, que en su web se publicita como un "hotel-boutique" familiar de cuatro estrellas, con equipaciones modernas.

Desde ese lugar, adonde se trasladaron también efectivos de los Servicios de Ambulancias y de los Bomberos de Londres, se dio parte de "la muerte de un varón" y del ingreso hospitalario "de otra persona indispuesta", quien, según su amigo, sigue "muy grave, en coma inducido, en la unidad de cuidados intensivos" del Hospital de Chelsea y Westminster. Si bien la la Policía Metropolitana de Londres recalca que "aún no ha concluido" la pesquisa para aclarar lo ocurrido, "las pruebas iniciales efectuadas en el hotel detectaron altos niveles de monóxido de carbono".

Eso hace pensar en una posible intoxicación bajo efectos de ese gas incoloro e inodoro, cuyas fugas pueden llegar a ser letales y que se halla en el humo de la combustión, como puede ser el que expulsan los sistemas de calefacción, si bien se trata de un extremo que tendrán que verificar los expertos.

Hasta la fecha, la la Policía Metropolitana de Londres ha indicado que en "esta fase temprana" de las labores investigadoras la muerte de Servera se considera todavía "inexplicable", al tiempo que Esteban García continúa hospitalizado con pronóstico muy grave. Esa misma fuente reveló además que el círculo de ambos varones se enteró de lo sucedido cuando otros amigos de las dos víctimas, otros españoles, ingenieros de caminos como García y que trabajan en Londres, fueron a buscarlos a la recepción del hotel.

Un portavoz de la la Policía Metropolitana de Londres dijo a Efe que no han identificado formalmente, por ahora, a las víctimas y adelantó que la autopsia "se efectuará a su debido tiempo", sin dar detalles. Tan solo especificó que "el cuerpo de policía de Kensington & Chelsea, junto con el organismo de Salud y Seguridad, están realizando una investigación".

Hasta que se difundan más datos que arrojen luz sobre el suceso, el hotel -que fue evacuado tras producirse los hechos- continúa hoy cerrado al público y la zona acordonada, a fin de facilitar el trabajo de los expertos.

Si bien la policía no ha notificado que en el suceso resultaran afectadas más personas -bien huéspedes o empleados del hotel-, la Met corroboró que dos de sus agentes desplazados al lugar "se sintieron mal y fueron trasladados a un hospital del centro de Londres como medida de precaución".Ambos "han sido ya dados de alta y se encuentran bien", agregó el cuerpo.

El Servicio de Ambulancias de Londres, por su parte, continúa observando a residentes y trabajadores del centro "a fin de asegurarse que nadie más sufre ninguna enfermedad" como consecuencia del suceso.