Al menos 356 reos mueren en un incendio en una cárcel de Honduras

internacional

| 15.02.2012 - 11:56 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Al menos 356 reos murieron en el incendio de la Granja Penal de Comayagua, una cárcel de la región central de Honduras, informó hoy una fuente oficial. La jefe de Medicina Forense del Ministerio Público, Lucy Marrder, dijo a los periodistas que la cifra que ya tiene la Policía "es de 356 personas muertas", y que la identificación de los cuerpos tardará varios días.

La funcionaria indicó que según la información que le han proporcionado, en la prisión había unos 800 reos de los que alrededor de 500 "están con vida" y más de 30 resultaron heridos. El secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla, dijo que lo ocurrido en la cárcel "es una tragedia nacional" y anunció que hacia las 09.00 horas locales (15.00 GMT) se dará un informe preliminar. El incendio en la Granja Penal de Comayagua podría haber sido causado por un cortocircuito, según informó el portavoz de la Secretaría de Seguridad, Héctor Iván Mejía.

El incendio comenzó sobre las 22:55 horas del martes (04:55 GMT de hoy), según el informe del Cuerpo de Bomberos. Las escenas en las afueras de la Granja Penal son desgarradoras entre familiares de las víctimas, muchas de las cuales en su dolor quieren que hoy mismo les entreguen los cuerpos.

Marrder señaló que cinco equipos trabajarán en la identificación de los cadáveres y que las autopsias se realizarán en Tegucigalpa. Los reos heridos fueron trasladados al Hospital Santa Teresa, de la colonial ciudad de Comayagua, y también al Hospital Escuela de Tegucigalpa, según los datos oficiales.

Unos 107 reos murieron quemados el 17 de mayo de 2004 en un incendio en el presidio de San Pedro Sula, norte, la segunda ciudad del país. Entonces el suceso fue atribuido a fallas estructurales de la prisión, lo que evidencia todo el sistema penitenciario de Honduras.

El 5 de abril de 2003, unos 66 reclusos y tres mujeres, incluida una menor de edad, que visitaban familiares en la Granja Penal de El Porvenir, cercana a la caribeña ciudad de La Ceiba, murieron en una matanza que se produjo entre reos miembros de pandillas y otros presos comunes.