Turquía afirma que no quiere una guerra con Siria

El Parlamento turco aprueba una operación militar contra Siria

Contundente reacción de Ankara a reaccionado ante la muerte de cinco personas por un obús disparado desde suelo sirio

internacional

| 04.10.2012 - 08:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Turquía no tiene intención de entrar en guerra con Siria, aseguró hoy el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, quien rechazó que sean accidentes la caída de obuses sirios en suelo turco, como el que mató el miércoles a cinco personas.

"No tenemos intención de hacer la guerra", dijo Erdogan en una rueda de prensa transmitida por la emisora NTV, durante la que advirtió también sobre la determinación del país de defender sus fronteras.

"La República Turca es un Estado capaz de defender a sus ciudadanos y sus fronteras. Nadie debería intentar poner a prueba nuestra determinación al respecto", añadió el mandatario turco.

Erdogan rechazó que las bombas lanzadas sobre suelo turco desde Siria sean accidentes y anunció que hoy mismo cayó otro proyectil en la provincia de Hatay, a 250 kilómetros de Akçakale, el pueblo donde el miércoles explotaron tres obuses que mataron a cinco miembros de una misma familia.

"No podemos considerar el incidente en Akçakale como un accidente; eso ha pasado siete veces antes, aunque sin víctimas, y fuimos pacientes. Pero un accidente, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete y ocho ¿qué es esto?" denunció Erdogan.

Miembros del Gobierno turco aseguraron hoy que Damasco ha pedido disculpas por este suceso y que ha asegurado que un accidente así no se volverá a producir.

El Parlamento turco aprobó hoy una moción que autoriza al Gobierno enviar tropas a Siria en el momento que estime oportuno.

Miles de personas protestaron hoy en Ankara y Estambul contra esa decisión bajo el eslogan de "No a la guerra".

En Ankara, la Policía dispersó a los manifestantes con gas lacrimógeno, mientras que en estambul no se registraron incidentes en una protesta que reunió a mil personas para exigir al Gobierno "quitar las manos de Siria" y en la que se corearon consignas "contra la intervención imperialista".