Tsipras urge a su grupo a apoyarle para poder continuar como primer ministro

La mayoría del comité central de Syriza pide al Gobierno rechazar el acuerdo

La ministra adjunta de Finanzas, Nadia Valavani, presentó su dimisión por no poder apoyar las condiciones

La negociación de un tercer rescate levanta ampollas en la población griega

Tsipras

internacional

| 15.07.2015 - 19:48 h
REDACCIÓN

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, pidió a su grupo parlamentario que mantenga la unidad y respalde al Gobierno en la votación de esta noche, y aseguró que si no logra el apoyo de sus filas a las medidas que los socios han impuesto a cambio del rescate, le será "muy difícil" continuar en el cargo.

"Si no tengo el apoyo del grupo parlamentario, me será muy difícil seguir como primer ministro", aseguró Tsipras en el discurso de clausura del grupo parlamentario de Syriza. Ha sido despues de que más de la mitad de los miembros del comité central del izquierdista Syriza, el partido del primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, pidieron al Gobierno rechazar el acuerdo firmado con los acreedores por considerarlo incompatible con los principios de la izquierda y que no resuelve los problemas del país.

En una declaración conjunta, firmada por 109 miembros de los 200 del comité central del partido, señalan que el acuerdo es "incompatible con las ideas y los principios de la izquierda y sobre todo con lo que necesitan las clases más pobres".

"Este acuerdo no puede ser aceptado por los militantes del partido", destacan los firmantes, que piden la convocatoria inmediata del comité central de Syriza.

El texto califica el acuerdo de "golpe de Estado" y destaca que su objetivo es la "exterminación ejemplar de un pueblo que tuvo la osadía de pensar que había otra vía posible a parte del modelo neoliberal de la austeridad extrema".

En la reunión del grupo parlamentario de Syriza, que ha precedido al debate en el pleno, Tsipras pidió a los diputados mantener la unidad del partido en estos momentos "históricos", "difíciles" y "críticos", según indicaron fuentes del Gobierno.

En su intervención, el primer ministro afirmó que había agotado todas las posibilidades de la negociación y había examinado todas las alternativas y pidió a los que no estén de acuerdo que propongan una alternativa eficaz.

En los últimos días varios miembros de Syriza, entre ellos la presidenta del Parlamento, Zoé Konstandopulu, calificaron la firma del acuerdo de "capitulación".

La ministra adjunta de Finanzas, Nadia Valavani, presentó su dimisión por no poder apoyar las condiciones vinculadas al nuevo rescate. También han anunciado su dimisión el secretario general de Seguridad Social, Yorgos Romaniás, y el secretario general de Economía, Manos Manusakis.

Entre los ministros disidentes que, en cambio, se niegan a dimitir figura el de Energía, Panayotis Lafazanis, quien ha vuelto a recalcar que no va a respaldar el acuerdo pero que no piensa dimitir.

En declaraciones a los medios antes de entrar en el Parlamento, Lafazanis afirmó que "apoyamos al Gobierno, pero no vamos a votar las medidas", aunque añadió que la "unidad" de Syriza "no está en peligro".

HUELGAS, QUEJAS Y MANIFESTACIONES

El día que el Parlamento griego tiene que aprobar el primer paquete de medidas impuesto por los socios, como condición para reiniciar las negociaciones sobre el tercer programa de rescate, el Gobierno del izquierdista Syriza afronta quejas, huelgas y movilizaciones que le exigen que acabe con la austeridad."

Es un acuerdo difícil y solo el tiempo dirá si es sostenible", reconoció en la comisión parlamentaria sobre las reformas el ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, que afirmó que se trata de un paquete sobre todo controvertido en el seno de su partido.

El primer ministro, Alexis Tsipras, admitió ayer que no cree en el texto que se va a firmar, pero añadió que no tenía la "intención" de eludir sus responsabilidades, por lo que tratará igualmente de poner en práctica su "proyecto político en profundidad" los próximos cuatro años.

Una postura que en muchos casos no se entiende desde la calle, como es el caso de Ioanna, una desempleada de 55 años que participó hoy en la concentración convocada por la confederación de sindicatos del sector público (Adedy), en una movilización que acompañó la primera huelga de 24 horas organizada por el empleados del sector público en esta legislatura.

"Tsipras es un gobernante de izquierdas, pero si de verdad lo es, lo que tiene que hacer es escuchar la voz del pueblo, que en el referéndum del 5 de julio dijo 'no' con un 62% de los votos a las medidas de los acreedores", aseguró Ioanna.

Con este mismo argumento, Adedy llamó a sus afiliados a convocar asambleas generales y les instó a ocupar los edificios públicos en señal de protesta.

Pero aunque habían anunciado que se adherirían funcionarios de la administración local y personal hospitalario, la huelga del sector público contó más bien con poco apoyo. "Por primera vez en mi vida, me niego a participar en una huelga de Adedy", aseguró Amalia a Efe, una trabajadora social de 54 años.

La voz de Amalia responde a aquellos que, como ha venido argumentando Tsipras, creen que había solo dos opciones, la de firmar el acuerdo, que permita abrir los bancos una vez que el Banco Central Europeo inyecte otra vez efectivo en la banca helena, o la quiebra definitiva del país. "Esto es lo que queremos", gritaba un hombre en la concentración mientras enseñaba la fotocopia de un billete en el que se podía leer "nuevo dracma", en referencia a la voluntad de abandonar la moneda comunitaria.

Tsipras volvió a sostener ayer que su Gobierno no se plantea ese escenario, aunque fuera incluso sugerido por el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, porque Grecia no tiene reservas de divisas para apoyar el retorno a la moneda nacional.

Pero Kostas, un estudiante de Química de 25 años, cree que hacer ese camino sí es posible, y defiende que depende solo de los movimientos que lleve a cabo tanto el Gobierno como el pueblo una vez tomada la decisión."Si nos quedamos de brazos cruzados es evidente que solo se beneficiarán los ricos, que se irán del país con su dinero y luego lo comprarán todo, pero tenemos que nacionalizar los bancos y tener un control total de los depósitos", afirma Kostas.

Pero el cierre de los bancos, que dura ya diecisiete días y se alargará por lo menos hasta el viernes, constituye una de las principales preocupaciones de los griegos. "Los bancos ya estaban cerrados cuando la población votó en contra de las medidas. Creo que es un mensaje claro de que estamos preparados para afrontar la salida", concluye Kostas y le quita importancia.

En el sector privado, farmacias y restaurantes también han pedido la movilización en las calles de Atenas. Así, los farmacéuticos cierran hoy 24 horas para protestar contra la liberalización de su profesión, y la federación de restaurantes ha organizado una concentración esta tarde contra la subida del impuesto de valor añadido, que para su gremio se situaba hasta hora en el 13% y, según la nueva ley, subirá hasta el 23%.

La semana pasada, la asociación de turismo, la restauración y el comercio habían enviado una carta conjunta al Gobierno en la que le pedían que firmara un acuerdo, fuera el que fuera.