Trump admite por primera vez que Rusia sí interfirió en el proceso electoral de EE.UU.

El presidente de los Estados Unidos acusa a su antecesor Barak Obama de inacción frente a Rusia por motivos partidistas

Trump dice en su visita a Polonia que ha llegado hora de la "energía barata" para Europa Central y Oriental y se compromete con la defensa del este de Europa

La visita a Polonia se ve con cierto recelo en Europa porque el presidente de EEUU ha elegido como primer destino a uno de sus socios más controvertidos y euroescépticos

internacional

| 06.07.2017 - 09:06 h

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

El presidente de EEUU, Donald Trump, afirmó este jueves que su país está "comprometido" con la defensa del centro y este de Europa, y criticó la actividad "desestabilizadora" de Rusia en el continente. En una rueda de prensa en Varsovia junto a su homólogo polaco, Andrzej Duda, Trump destacó también que Polonia es uno de los pocos países que cumple con sus obligaciones financieras con la OTAN.

El presidente de EEUU reconoció haber sido "muy duro" con los aliados de la OTAN que no gastan el 2 % de su producto interior bruto (PIB) en Defensa, pero indicó que ahora -gracias a su insistencia- el dinero está fluyendo hacia la Alianza Atlántica.

CREE QUE RUSIA INTERFIRIÓ EN EL PROCESO ELECTORAL DE EE.UU Y CRITICA A OBAMA

Trump ha aprovechado además para acusar a su predecesor, Barack Obama, de haber sabido de la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses y de no haber hecho nada porque creía que la candidata de su partido, Hillary Clinton, iba a ganar. En la rueda de prensa aseguró que cree que efectivamente Rusia "y otros" países y personas interfirieron o pudieron interferir en el proceso electoral.

"La razón" por la que Obama no hizo "nada" es "porque pensaba que iba a ganar Clinton", aseguró Trump, que agregó que si el anterior presidente hubiese pensado que él iba a ganar los comicios presidenciales de noviembre, sí que hubiese actuado. A su juicio, no se trata de que su predecesor no actuase porque estaba lleno de dudas al respecto, sino que decidió por motivos partidistas no hacer nada para favorecer a Clinton.

"No creo que se quedase atrapado" por las dudas, apostilló Trump.

Por primera vez, el presidente de EEUU dio credibilidad a la tesis de que Rusia trató activamente de interferir en el resultado de las elecciones presidenciales (a favor de Trump) tras haber recibido informes de sus servicios de espionaje. "Creo que fue Rusia. Y posiblemente otras personas y otros países. Nadie lo sabe exactamente", dijo. Además, el presidente de EEUU destacó que "también otros podían haber interferido", sin entrar en detalles de quién o quiénes ni con qué objetivos.

"Pudo haber sido así. Podrían haber sido otros. Esto ha pasado desde hace muchos, muchos años", afirmó Trump con respecto a las interferencias exteriores en los procesos electorales en EEUU.

LLEGA EL MOMENTO DE LA ENERGÍA BARATA

Donald Trump, aseguró este jueves durante su reunión en Varsovia con los jefes de Gobierno de países de Europa Central, el Báltico y los Balcanes que espera que este "encuentro histórico" sirva "para poner en marcha un nuevo futuro de energía barata, que traerá prosperidad y seguridad". Dijo a los líderes presentes en la cumbre de los Tres Mares (Adriático, Báltico y Negro) que Estados Unidos "nunca usará la energía para obligar a otros países a hacer algo, ni tampoco permitirá que otros lo hagan".

El mandatario estadounidense recordó que su país posee enormes recursos energéticos que pueden ser exportados a sus aliados en buenas condiciones. "Nuestro objetivo es que todos puedan acceder al mercado energético, que haya menos barreras, e iniciativas como la cumbre de los Tres Mares son importantes para lograr estas metas importantes", explicó Trump. "Queremos la prosperidad y seguridad de esta región", añadió Trump, quien se mostró favorable a colaborar "hombro con hombro" con los países de la zona para desarrollar nuevas infraestructuras y "profundizar en las relaciones económicas".

Antes, durante la rueda de prensa que ofrecieron Donald Trump y su homólogo polaco, Andrzej Duda, el mandatario estadounidense destacó la importancia de que Polonia y los países de la zona "no dependan únicamente de un sólo proveedor de energía". Actualmente Rusia es el principal suministrador de la mayoría del gas y petróleo consumido en la región.

ENVÍO DE GAS LICUADO

El encuentro entre ambos mandatarios sirvió para allanar el camino para que Polonia pueda comenzar "pronto" a recibir suministros regulares de gas licuado desde Estados Unidos, lo que permitirá la ansiada diversificación energética y una menor dependencia de Rusia.

El primer envío por mar de gas licuado a Polonia tuvo lugar el pasado 8 de marzo y "fue un éxito", precisó Duda, lo que "abre el camino para nuevos contratos a largo plazo".

Donald Trump también aprovechó su reunión con los líderes regionales para asegurar que apoya una defensa "razonable y con sentido común" del medio ambiente

LLEGADA A VARSOVIA

El presidente de EEUU llegó este miércoles a Varsovia para su primera visita bilateral a un país europeo. La visita, calificada de "histórica" por el Gobierno polaco, de corte nacionalista y conservador, es vista con recelo desde otras capitales europeas, porque Trump ha elegido como primer destino a uno de sus socios más controvertidos y euroescépticos. El presidente de EEUU y su mujer Melania Trump llegaron al aeropuerto de Varsovia sobre las 22.15 hora local (20.15 GMT) a bordo del Air Force One para una visita de menos de 24 horas, ya que este jueves a mediodía volará rumbo a Hamburgo (noroeste de Alemania) para participar en la cumbre del G20.

El Gobierno polaco espera que la visita sirva para que Trump reafirme su compromiso con la seguridad de todos los miembros de la OTAN y para que refuerce la posición de Varsovia en la Unión Europea tras las diferencias que su gobierno ha mantenido con Bruselas.

El líder del partido gobernante, Jaroslaw Kaczynski, considera que la visita es un "éxito" para su país, algo que otros aliados europeos "envidian". Las autoridades polacas han diseñado un fuerte dispositivo de seguridad, con miles de policías patrullando las calles, y quieren asegurarse un caluroso recibimiento a Trump, por lo que la oposición no ha sido invitada a los actos centrales.