Trump quiere que la OTAN se una a la coalición internacional contra el EI

"Vamos a ganar la guerra del terrorismo juntos", ha dicho Trump al inicio de la reunión con el primer ministro belga

Bruselas se blinda con excepcionales medidas de seguridad por la visita del presidente de Estados Unidos

internacional

| 24.05.2017 - 15:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El presidente de EEUU, Donald Trump, quiere que la OTAN como organización se una a la coalición internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y así lo planteará en la cumbre de líderes de la Alianza de este jueves, según adelantó hoy su secretario de Estado, Rex Tillerson.

En declaraciones a los medios a bordo del "Air Force One" en vuelo de Roma a Bruselas, Tillerson dijo que "sería un paso muy importante" que la OTAN como bloque se uniera formalmente a la coalición contra el EI que encabeza EEUU. Tillerson detalló que está en manos del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, poner ese tema en la "agenda" de la cumbre de líderes del bloque de este jueves, la primera en la que participará Trump.

MENSAJE A LA OTAN

Tillerson enfatizó que la OTAN cada vez "se ha comprometido más y más" en los esfuerzos para derrotar al EI. Por otro lado, Trump, que aterrizó esta tarde en Bruselas procedente de Roma, planea en la cumbre ser "duro" con los aliados de EEUU en la OTAN, en el sentido de que quiere que todos "cumplan completamente con sus obligaciones" en lo relativo al gasto de al menos el 2 % de su producto interior bruto (PIB) en Defensa. "Creo que eso va a ser el núcleo de su mensaje a la OTAN", adelantó Tillerson.

El presidente estadounidense, Donald Trump, señaló hoy al primer ministro belga, Charles Michel, la importancia de trabajar conjuntamente en materia de seguridad tras el atentado ocurrido el pasado lunes en la ciudad británica de Manchester.

"Vamos a ganar la guerra del terrorismo juntos", afirmó el mandatario al inicio de la reunión con el primer ministro belga en el Palacio Real de Bruselas.

Michel dio la bienvenida a Trump, tras su encuentro con los reyes Felipe y Matilde de los belgas en el mismo lugar, y mencionó que las relaciones entre ambos países son "muy profundas". Trump agradeció a Michel la bienvenida y se comprometió a "trabajar juntos en varios frentes".

El presidente de Estados Unidos mantuvo este miércoles su primer encuentro diplomático con el rey Felipe de los belgas en el palacio real de Bruselas, en el que el monarca destacó sus vínculos con Estados Unidos mientras la reina Matilde explicó a la primera dama, Melania Trump, sus labores sociales.

La reunión ha sido un "importante encuentro en el marco de las relaciones diplomáticas entre ambos países", explicaron a Efe fuentes del palacio real, que subrayaron los "vínculos" del rey Felipe con Estados Unidos, pues estudió ciencias políticas en la Universidad de Stanford (California). Se trata del primer encuentro diplomático de los monarcas belgas con un presidente estadounidense desde junio de 2014, cuando Barack Obama y su mujer, Michelle, fueron recibidos por los reyes.

En paralelo, la reina Matilde ha explicado por separado a Melania Trump su labor como presidenta de honor de la asociación belga "Child Focus", creada hace veinte años y que investiga la desaparición de niños y también se ocupa de estudiar los casos de menores sexualmente explotados, según el modelo de un centro estadounidense, el "National Centre for Missing and Exploiting Children".

MEDIDAS EXCEPCIONALES TRAS EL ATENTADO DE MANCHESTER

Acostumbrada a las cumbres internacionales al ejercer de sede de las instituciones de la Unión Europea y de la OTAN, Bruselas se ha blindado excepcionalmente Para recibir a Donald Trump y a la delegación de un millar de personas que acompañan en su gira al presidente de Estados Unidos. La tensión ante la visita, en el marco de la primera gira de Trump al extranjero, se ha visto acrecentada tras el atentado terrorista del lunes por la noche en Manchester, en el Reino Unido, donde murieron 22 civiles y se registraron 64 heridos.

El Centro de Crisis del Ministerio belga del Interior ha movilizado más de 4.000 policías federales y locales, a los que apoyarán un centenar de agentes luxemburgueses y un equipo de holandeses para la supervisión del tráfico aéreo que contarán con águilas entrenadas para derribar drones.

Dentro del relativo secretismo que rodea el despliegue de seguridad en torno al inquilino de la Casa Blanca, se espera que el "Air Force One" de Trump procedente de Roma aterrice hacia las 16.00 hora local (14.00 GMT) en el aeropuerto militar de Melsbroek, junto al aeródromo civil de Bruselas.

No está descartado que cazas F-16 del Ejército belga escolten al Boeing 747 presidencial, según la radiotelevisión belga "RTBF", que explica que las autoridades estadounidenses tomarán las torres de control del aeropuerto, desplazando a los controladores belgas. El espacio aéreo de la capital de Bélgica permanecerá cerrado entre 15 y 30 minutos durante el aterrizaje, pero las autoridades aseguran que esa circunstancia no perturbará las operaciones habituales del aeropuerto, objetivo de un atentado yihadista en marzo de 2016.

Sí cabe prever una situación caótica en las carreteras de los alrededores de Bruselas, que se cerrarán al tráfico temporalmente para facilitar el desplazamiento de la delegación estadounidense. Los cortes de circulación y las interrupciones en los transportes públicos serán habituales durante las 24 horas que Trump esté en Bruselas en una visita que arrancará con una recepción en el Palacio Real de Bélgica por los monarcas Felipe y Matilde y, a continuación, una reunión de trabajo con el primer ministro belga, Charles Michel.

Las estaciones de metro de Arts-Loi, Schuman, Trône, Louise y Porte de Namur permanecerán inaccesibles entre el miércoles a las 14.30 horas (12.30 GMT) y el jueves a las 16.30 horas (14.30 GMT), mientras que esta tarde hay convocada una manifestación a las 17.00 hora local (15.00 GMT) en la Estación del Norte de Bruselas en protesta contra la OTAN y contra el presidente de Estados Unidos.

APRETADA AGENDA

Trump se alojará esta noche en la residencia del embajador de EEUU ante Bélgica, y al día siguiente comenzará la jornada con una entrevista con los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la sede de esa segunda institución, en el "barrio europeo" de Bruselas. Al final de la cita se sumará el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, y la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, antes de que Trump almuerce en privado con el nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Ambos mandatarios se trasladarán después a la sede de la OTAN a las afueras de Bruselas, que también instalará un férreo dispositivo de seguridad, como ilustra que se recomiende a la prensa llegar antes de las 12.00 horas (10.00 GMT) para seguir una cumbre que arrancará a las 18.00 hora local (16.00 GMT).

En un acto con alto contenido simbólico para dar la bienvenida a la Alianza al nuevo presidente de EEUU, se reunirán los líderes de los 28 Estados miembros de la OTAN y tras la reunión protocolaria celebrarán una cena de trabajo. Entre otros, participarán en la cumbre el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, cuya visita también obliga a reforzar las medidas de seguridad, de forma que las autoridades belgas han prohibido una concentración de apoyo al presidente turco convocada para esta tarde junto al hotel en el que se alojará en Bruselas.

Al término de la cumbre de la OTAN, Donald y Melania Trump tomarán el avión rumbo a Taormina (Italia), donde el presidente estadounidense participará el viernes y el sábado en la cumbre del G7.