Trump elige al hispano Alexander Acosta para liderar el Departamento de Trabajo

"Va a ser un gran muro con México y lo negociaré para bajar el precio"

El presidente de EEUU asegura que heredó "un desastre" dentro y fuera del país

Alexander Acosta

internacional

| 16.02.2017 - 19:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de EEUU, Donald Trump, nominó hoy al abogado hispano Alexander Acosta para encabezar el Departamento de Trabajo tras la renuncia de Andrew Puzder a optar a ese puesto.

Trump hizo desde la Casa Blanca el anuncio de la propuesta de Acosta, hijo de inmigrantes cubanos, exmiembro de la Junta Nacional de Relaciones Laborales y quien, de ser confirmado por el Senado, será el primer hispano de su Gabinete.

Acosta no estuvo presente en el acto, pero Trump dijo que había hablado con él, que será un "estupendo secretario de Trabajo" y que le desea "lo mejor".

Además, el mandatario aprovechó el momento para recordar que hoy el Senado confirmó a Mick Mulvaney como nuevo director de la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca.

Nacido en Miami (Florida), Alexander Acosta es licenciado en Derecho y Economía por la Universidad de Harvard.

El candidato de Trump a secretario de Trabajo fue miembro de la Junta Nacional de Relaciones Laborales, trabajó como abogado en la División de Derechos Civiles durante el Gobierno del expresidente George W. Bush y, más recientemente, fue decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Internacional de Florida.

Andrew Puzder retiró ayer su candidatura a dirigir el Departamento de Trabajo tras las numerosas críticas recibidas por parte de senadores republicanos y demócratas por su historial empresarial y personal.

Su decisión se produjo después de que líderes republicanos en el Senado recomendaran a la Casa Blanca retirar la nominación debido a que no contaba con los votos necesarios para que se aprobara su designación.

"VA A SER UN GRAN MURO CON MÉXICO Y LO NEGOCIARÉ PARA BAJAR EL PRECIO"

El presidente estadounidense, Donald Trump, reiteró hoy su intención de construir "un gran muro" con México que no será "una broma como el actual", y afirmó que se involucrará personalmente para "reducir su coste", que las últimas estimaciones sitúan por encima de los 21.600 millones de dólares.

"Va a ser un gran muro. Y lo negociaré yo, de modo que el precio se bajará como el resto de las cosas que he negociado para el Gobierno", dijo Trump en una rueda de prensa no prevista en su agenda en la Casa Blanca.

Trump defendió los "increíbles avances" que ha hecho desde que llegó al poder hace casi un mes, al considerar que heredó "un desastre" dentro y fuera del país dejado por su antecesor, Barack Obama.

"Para ser honesto, heredé un desastre, es un desastre, en casa y en el extranjero", dijo Trump en una conferencia de prensa en la que aseguró que quería dirigirse "directamente al pueblo estadounidense" porque la mayoría de los medios de comunicación "no dicen la verdad" y "distorsionan" los hechos.

Por otra parte, Trump anunció este jueves que la próxima semana habrá una nueva acción ejecutiva para "proteger" al país, sin ofrecer más detalles, durante una conferencia de prensa desde la Casa Blanca.

Aparentemente Trump se refirió así a la nueva orden migratoria que ha prometido para reemplazar a la que emitió a finales de enero, bloqueada temporalmente por un tribunal de apelaciones y que suspendía la entrada de refugiados a EEUU y la concesión de visados a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

PIDE A LA JUSTICIA QUE INVESTIGUE LAS FILTRACIONES "CRIMINALES" SOBRE SU GOBIERNO

Trump ha pedido al Departamento de Justicia que investigue las filtraciones "criminales" de información sobre su Gobierno, que se han multiplicado en las primeras semanas de su Administración.

En una conferencia de prensa, Trump citó como ejemplo de esas filtraciones su llamada telefónica de finales de enero con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y dijo que no le importa demasiado que se revelase su contenido porque "no era tan importante", pero le preocupa que se filtren datos más sensibles.