Trump dice que los republicanos siguen negociando para sustituir la ley sanitaria

Donald Trump

internacional

| 02.04.2017 - 16:40 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El presidente de EEUU, Donald Trump, aseguró hoy que los republicanos continúan en conversaciones para reemplazar la reforma sanitaria aprobada en 2010 por su antecesor, Barack Obama, conocida como "Obamacare", un objetivo que "no está muerto" a pesar del fracaso legislativo de finales de marzo.

"Cualquiera (especialmente los medios de comunicación falsos) que crea que la derogación y el reemplazo de Obamacare está muerto, no conoce el amor y la fuerza que hay en el partido R" (republicano), escribió Trump en su cuenta oficial de Twitter.

"Las conversaciones para derogar y reemplazar Obamacare están, y han seguido, en curso, y continuarán hasta el momento en que, con suerte, se alcance un acuerdo", añadió Trump.

El proyecto de ley republicano para acabar con "Obamacare" y reemplazarlo por otro sistema fue retirado el pasado 24 de marzo, antes de que siquiera llegara a votarse en la Cámara de Representantes, ante la falta de apoyos de ciertas facciones republicanas.

Trump aseguró ese día que estaba "abierto" a intentar otra reforma sanitaria en el futuro y pronosticó que este mismo año habrá una "explosión" en el sistema establecido por la reforma de Obama, con una fuga de las aseguradoras o un aumento desorbitado en los precios de las primas de los seguros médicos.

El presidente estadounidense confió en que, cuando eso ocurra, la oposición demócrata acceda a trabajar con él para cambiar el sistema sanitario.

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, también aseguró este sábado, durante un discurso en Columbus (Ohio), que "ahora mismo, hay miembros del Congreso trabajando para diseñar legislación que permitirá el fin de 'Obamacare'".

No obstante, la derrota del primer proyecto republicano para reemplazar ese sistema ha agudizado las tensiones entre la Casa Blanca y la facción ultraconservadora del Partido Republicano, conocida como el Freedom Caucus (Caucus de la Libertad).

Trump amenazó este jueves con hacer campaña contra esos congresistas de cara a las elecciones legislativas de 2018 si ese grupo no apoya su programa, y señaló por su nombre a varios legisladores en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Un asesor de Trump, Dan Scavino, continuó esa batalla este sábado, al pedir en su cuenta de Twitter que los seguidores del presidente "derroten en las primarias" a Justin Amash, uno de los legisladores republicanos del Freedom Caucus.

Ese tuit generó controversia después de que expertos como Richard Painter, el encargado de ética en el Gobierno de George W. Bush (2001-2009), le acusaran de haber violado la Ley Hatch, que regula la implicación de funcionarios gubernamentales en actos de política.

Trump, que acostumbra a tuitear mientras ve la televisión por las mañanas para reaccionar a las tertulias políticas matutinas, también insistió hoy en que la prensa debería centrarse en cubrir sus propias denuncias de que Obama ordenó espiarle el año pasado, sobre las que no ha aportado pruebas.

"¡La noticia verdadera resulta ser la VIGILANCIA y la FILTRACIÓN (de datos confidenciales del Gobierno)! Encuentren a los que filtran", afirmó Trump en otro tuit.