Trump da marcha atrás al dehielo iniciado por Obama con Cuba

internacional

| 17.06.2017 - 10:41 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de EEUU, Donald Trump, dijo hoy que ha cumplido su promesa de revertir la actual política hacia Cuba para acabar con la "represión" y se mostró dispuesto a firmar con el gobierno del líder cubano, Raúl Castro, otro acuerdo "que beneficie al pueblo cubano".

"Ustedes votaron por mí, y aquí estoy como lo prometí. Para ser una voz contra la represión" que ha sufrido el pueblo cubano durante casi seis décadas, aseguró Trump en el teatro Manuel Artime, en el barrio de la Pequeña Habana de Miami.

Con la presencia de líderes y políticos del exilio, entre ellos los congresistas cubano-estadounidenses Marco Rubio, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo, Trump aseguró que no iba a seguir alimentando el flujo de dinero que llega a la "columna vertebral" del régimen, las empresas a cargo de las fuerzas armadas cubanas.

"No queremos dólares de estadounidenses para un negocio del régimen que explota a los cubanos; no vamos a levantar las sanciones hasta que no haya libertad, se legalicen los partidos políticos y haya elecciones libres con supervisión internacional", expresó.

En un evento, en el que rindió tributo a varios de los opositores cubanos, algunos de ellos presentes como Ángel de Fana, Cary Roque y Jorge Luis García Pérez, "Antunez", Trump enumeró las condiciones de su gobierno para retomar el deshielo emprendido por su predecesor, Barack Obama (2009-2017).

"No nos vamos a quedar callados ante el comunismo", dijo el presidente estadounidense al señalar que los cubanos han sido testigos de cómo esta "ideología fracasada" "ha destruido una nación".

Como se preveía, según lo había anunciado la Casa Blanca este jueves, las modificaciones parciales que hizo a la política de Obama están orientadas a frenar los negocios de estadounidenses con empresas militares cubanas y restringir las visitas a la isla.

"Retamos a Cuba a que venga con un nuevo acuerdo que beneficie a los cubanos y a los estadounidenses", agregó Trumo, quien además solicitó a la isla repatriar a fugitivos estadounidenses.

El presidente estadounidense reconoció que "a veces" en política, las cosas toman un "poco más de tiempo" del deseado, pero prometió que llegarán "ahí" y que lograrán que Cuba sea libre.

Trump, sin embargo, no dio vuelta atrás a la decisión de Obama de cancelar la entrada de cubanos sin permisos legales a EE.UU. como parte de la política de "pies mojados/pies secos" decretada en 1995.

"Tenemos que hacerlo, no hay alternativa", matizó Trump al señalar que los cubanos están huyendo de la isla de una forma que no es segura "arriesgando su vidas" por mar y tierra.

Trump agradeció al exilio cubano por ser la "voz de los que no la tienen" y dijo que, con ello, hacen la diferencia en la lucha para acabar con la persecución y como una "ideología depravada" como la que hay en Cuba.

El discurso de Trump estuvo precedido de las intervenciones del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, Rubio, Díaz-Balart y el gobernador de Florida, Rick Scott, quien en los últimos meses han estado muy activos promoviendo el retroceso en las políticas de Obama hacia Cuba, al tiempo que en denunciar la represión en Venezuela.

Trump aseguró que Cuba sufre desde "hace décadas" al régimen de los Castro, pero que eso no debe repetirse en Venezuela.

Señaló que siguen de cerca las denuncias sobre los crímenes del "brutal" régimen de los Castro, y "es importante que haya libertad, ya sea en Cuba o en Venezuela".

El acto además estuvo lleno de emotivos momentos cuando Trump reconoció a los disidentes y también aludió a la represión y violencia del régimen cubano con ejemplos como la muerte en 1996 de los cuatro pilotos de Hermanos al Rescate, con la presencia de algunos de los familiares de las víctima.

"Cuando decimos que Estados Unidos es símbolo de libertad, lo decimos de verdad", precisó Trump, a quien también se le cantó el "Cumpleaños Feliz" atrasado dos días.

El presidente, de 71 años, mencionó además a los disidentes José Daniel Ferrer y Berta Soler, a los que no se les permitió viajar a Miami para estar en este acto.

"Están no están aquí con nosotros, pero nosotros estamos al 100 % con ellos", aseguró.