El G20 ratifica el acuerdo sobre el Cambio Climático y deja sólo a Trump

Trump avanza un "potente" y rápido acuerdo comercial con Reino Unido

internacional

| 08.07.2017 - 10:30 h
REDACCIÓN

La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró hoy "muy contenta" por el comunicado final de la cumbre del G20 en torno al cambio climático, en el que todas las potencias, menos EEUU, ratifican unidas su apoyo al Acuerdo de París, que es "innegociable" y que se debe aplicar "lo mas rápido posible".

En rueda de prensa tras concluir la cumbre, Merkel recordó que desde el inicio de la cita se mostró dispuesta a trabajar para lograr compromisos, pero también decidida a no ocultar los "disensos" y el comunicado final muestra esos "desacuerdos".

Tras la decisión de Estados Unidos de "lamentablemente" abandonar el Acuerdo de París, el resto de los líderes del G20 ha decidido permanecer "unido" y ratificar su apoyo a ese pacto, aprobando también un plan de acción por el clima y la energía.

El texto final incluye la frase de que todos los miembros de este foro de economías industrializadas y emergentes menos EEUU "quieren implementar rápidamente" el Acuerdo de París, el primer instrumento global para luchar contra el calentamiento global, firmado en la capital francesa a finales de 2015.

Además, se subraya en el documento consensuado que el Acuerdo de París es "innegociable", cerrando la puerta a cualquier cambio al texto como propuso Trump al anunciar la salida de EEUU del acuerdo, hecho sobre el que los otros 19 "toman nota".

TRUMP SE QUEDA SOLO

La afirmación deja aislado a Trump en la cuestión climática y revela además que EEUU no ha conseguido ningún apoyo en esta cuestión de otros países, pese a que se había especulado que Washington podría sumar para su causa a Arabia Saudí, Turquía o, incluso, Indonesia, todos miembros del G20.

A cambio de que EEUU admitiese esta frase sobre el Acuerdo de París, los negociadores estadounidenses han introducido en la declaración final una frase controvertida sobre el uso de combustibles fósiles.

La sentencia dice que EEUU ayudará a terceros países a "usar combustibles fósiles", como el carbón y el petróleo, "de forma más limpia y efectiva".

No obstante, la presión directa del presidente francés, Emmanuel Macron, ha hecho que se matizase esta frase añadiéndole "así como otras fuentes de energía renovables y limpias".

Esta mención a los combustibles fósiles es polémica porque en principio muchas delegaciones no querían que apareciesen en la declaración, ya que el objetivo es reducir drásticamente su empleo por lo que contaminan.

Una vez cerrado el acuerdo, Macron acudió con retraso a su reunión con el presidente ruso, Vladímir Putin, y se excusó diciendo que era por "arreglar las últimas cosas sobre el clima".

"Espero que el clima mejore", bromeó Putin antes de ratificar que Moscú sigue apoyando el Acuerdo de París.

Distintas ONG aplaudieron la decisión de mantenerse firmes en la lucha contra el cambio climático pese a la postura de Trump, como Avaaz, que en un comunicado afirmó que el presidente de EEUU "vino, vio y fracasó" con su "golpe de estado climático".

El colectivo ecologista Greenpeace, que aboga por acabar con el uso de combustibles fósiles, desplegó hoy en un puente de Hamburgo un cartel en el que se exigía el "fin del carbón" a los líderes del G20.

De esta forma se salva el escollo del cambio climático en la declaración final y se ve más cerca el acuerdo global, ya que las diferencias sobre el comercio internacional se solventaron previamente.

ACUERDO CONTRA EL PROTECCIONISMO

Por otra parte, la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró también satisfecha de que el G20 haya respaldado de forma unánime en su cumbre en Hamburgo (Alemania) el libre comercio y condenado el proteccionismo, pese a las disputas en este ámbito, sobre todo con EEUU.

Merkel subrayó que el comercio internacional produjo "los debates más intensos" de la cita, pero que finalmente se pudo alcanzar un compromiso en este foro de economías industrializadas y emergentes y reconocerán también el derecho a emplear "instrumentos legítimos de defensa comercial".

La jefa del Gobierno alemán indicó que el G20 también se mostró unánimemente en contra del "comercio injusto", abogó por que los intercambios internacionales estén "basados en reglas" y destacó que incluso en el caso del acero se ha apostado por buscar una solución multilateral.

El texto subraya el apoyo de todos los participantes, entre los que se encuentran EEUU, China y la Unión Europea (UE), a un comercio internacional libre y justo, defiende los mercados abiertos y condena el proteccionismo discriminatorio mediante aranceles o regulaciones.

No obstante, en lo que se entiende como una cesión a EEUU, abre la puerta a que un gobierno pueda tomar medidas concretas, que no se especifican en el texto, para protegerse de prácticas comerciales consideradas injustas.

TRUMP ANUNCIA ACUERDO COMERCIAL CON REINO UNIDO

Por otra parte, el presidente de EEUU, Donald Trump, aseguró hoy al entrevistarse con la primera ministra británica, Theresa May, que iban a alcanzar "muy, muy rápidamente" un "acuerdo muy potente" en el ámbito comercial.

La reunión entre ambos líderes, celebrada en Hamburgo (Alemania) en el marco de la cumbre del G20, comenzó con unas palabras de ambos líderes a los medios y, según el pool de periodistas que acompañan a Trump, éste afirmó que había desarrollado una relación "muy especial" con May.

"Hemos estado trabajando en un acuerdo comercial que va a ser un acuerdo muy, muy grande, un acuerdo muy potente, bueno para ambos países y creo que se va a lograr muy, muy rápidamente", afirmó el presidente de EEUU.

Añadió que, a su juicio, "no hay otros países que puedan estar tan próximos como" Reino Unido y EEUU.

Además, aseguró al ser interpelado al respecto que va "a ir a Londres", aunque no concretó ninguna fecha para este viaje que ha suscitado cierta polémica en Reino Unido por las resistencias en ciertos sectores sociales británicos a que Trump visite su país.

May, por su parte, tenía previsto traer a colación durante el encuentro la lucha contra el cambio climático y el abandono de EEUU del Acuerdo de París.

El encuentro, la segunda bilateral de los dos, se produjo poco después de que Reino Unido haya empezado formalmente sus negociaciones con la UE para abandonar el bloque, que podrían suponer su salida del mercado único.