Trump amplía la búsqueda de candidatos para el puesto de secretario de Estado

Donald Trump

internacional

| 04.12.2016 - 21:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha ampliado la búsqueda de candidatos para ocupar el cargo de secretario de Estado en su gobierno, anunció hoy la portavoz de su equipo de transición, Kellyanne Conway.

"La búsqueda se está expandiendo porque hasta el momento no hay una lista definitiva de finalistas y a comienzos de esta semana se va a entrevistar con más candidatos", dijo Conway a los periodistas en la Torre Trump de Nueva York.

La semana pasada el equipo de transición aseguró que en esa lista reducida había cuatro nombres, incluido Mitt Rommney, exgobernador de Massachusetts que luchó por la candidatura republicana contra Trump durante el proceso de primarias.

Conway admitió hoy que ahora hay "más de cuatro" nombres en la lista, tras lo cual recordó que la elección del futuro responsable de la diplomacia de Estados Unidos es "muy importante", por lo que pidió "no acelerarse".

La portavoz insistió en que hay muchas personas cualificadas para el puesto y explicó que algunos de ellos no querían abandonar sus "lucrativos trabajos" en el sector privado pero ahora han expresado interés en "entrar en el gobierno" y servir al país.

Los otros tres nombres que se habían barajado hasta la fecha son el exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, el general retirado David Petraeus, y el senador republicano Bob Corker, presidente del comité de Relaciones Exteriores del Senado.

En los últimos días también se ha hablado del exgobernador de Utah Jon Huntsman, un veterano líder republicano que fue embajador en China, pero la portavoz del equipo de transición evitó hoy confirmar si es uno de los candidatos en liza.

Precisamente hoy, el futuro jefe de gabinete de la Casa Blanca en la administración Trump, Reince Priebus, aseguró también que la búsqueda del candidato para el Departamento de Estado "está llevando un poco más de tiempo de lo previsto".

"Y creo que está bien. No todo tiene que ocurrir al mismo tiempo. (Trump) se está tomando su tiempo para poder tomar una decisión inteligente y ya veremos en qué termina el proceso", dijo Priebus en una entrevista en la cadena de televisión CBS.

UN GABINETE DE MILLONARIOS

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que se considera a sí mismo la voz de los "olvidados" y el adalid de la clase media, está creando un gabinete de multimillonarios cuyas fortunas superan ya los 11.000 millones de dólares.

Trump, al que Forbes estima una fortuna de 3.700 millones de dólares, que él asegura que es tres veces superior, tendrá en su gabinete de gobierno a la heredera de una gigantesca fortuna, a un especulador, un exdirectivo de Goldman Sachs y a varios exfuncionarios con holgadas cuentas corrientes.

Además, las quinielas mantienen abierta la posibilidad de que otros multimillonarios se sumen al equipo de Trump, cuya fortuna combinada podría superar el Producto Interior Bruto (PIB) de varios países pequeños y cuyos intereses privados podrían chocar con su servicio público.

Hasta el momento, la fortuna más grande es la de Betsy DeVos, nominada a secretaria de Educación, y esposa del hijo de Richard DeVos, fundador de Amway, una empresa de mercadotecnia multinivel presente en todo el mundo y que procuró una gigantesca fortuna a toda la familia.

DeVos es la presidenta de American Federation for Children, una organización que promueve la escuela concertada y privada, además de ser una de las mayores donantes del Partido Republicano en el estado de Michigan.

En el ránking de los altos funcionarios más ricos del equipo de Trump está Wilbur Ross, elegido para ser el secretario de Comercio, un banquero y especulador especializado en comprar empresas al borde de la quiebra para reestructurarlas y vender sus activos con beneficios.

Ross es un experto en bancarrota que ayudó a Trump en los 90 con el concurso de acreedores de su casino Taj Mahal, y que compró varias acerías en capa caída para venderlas por 4.500 millones de dólares en lo que en parte es ahora ArcelorMittal.

El que podría ser confirmado secretario de Comercio ha tenido intereses en los sectores de carbón y el acero, que Trump quiere reactivar, mientras que mantiene importantes cargos en banca, como el caso del Banco de Chipre, y empresas de todo el mundo.

Elaine Chao, nominada a la cartera de Transporte, de origen taiwanés y casada con el líder republicano del Senado, Mitch McConell, es hija de un rico armador y según el Center for Responsive Politics, su fortuna asciende a los 17 millones de dólares.

Chao ya fue secretaria de Trabajo con George W. Bush y es ejemplo de lo habituales que son los matrimonios que aúnan fortuna e influencia política en los círculos de poder de Washington, tanto en el lado republicano como en el demócrata.

Trump, que llegará a la Casa Blanca en enero tras hacer una campaña contra las élites económicas y políticas, que según él solo aspiran a trabajar en redes corruptas, no se saldrá de lo que ya parece una tradición: colocar al frente del Tesoro a ejecutivos de Wall Street.

Al frente del Departamento del Tesoro, Trump quiere que el Senado, que debe aprobar todos los nombramientos del gabinete con cargo ministerial, confirme a Steven Mnuchin, un exdirectivo de la banca de inversión que pasó más de 20 años en Goldman Sachs antes de crear su propio fondo.

Esta semana el grupo progresista Americans for Financial Reform aseguró en un comunicado que Mnuchin "se hizo enormemente rico al aprovecharse del colapso financiero" de 2008, que eventualmente le llevó a dejar Wall Street por Hollywood, donde financió películas como "Gravity" o "Suicide Squad".

Trump, que ha dicho que la semana próxima puede tener casi totalmente cerrado su equipo, aún podría poner en el Gobierno a más millonarios, como el exgobernador de Massachusetts Mitt Romney, el neurocirujano Ben Carson o el ejecutivo petrolero Harold Hamm.

Hamm, que podría ser elegido para el puesto de secretario de Energía, podría romper todos los récords, ya que Forbes estima que su fortuna se acerca a los 17.000 millones, obtenidos por su trabajo en un sector que debería regular si es finalmente postulado para el cargo.

Comparativamente, Trump, autodenominado la "voz de los olvidados", tendría un gabinete mucho más elitista y millonario que el de Obama, cuyas fortunas combinadas se estima que no superan los 3.000 millones de dólares, la mayoría pertenecientes a la secretaria de Comercio, Penny Pritzker, con unos activos de 2.400 millones de dólares obtenidos en el sector inmobiliario.