Tres helicópteros "Tigre" salen hacia Afganistán para proteger a as tropas española en su repliegue

Han sido embarcados en la base aérea de Torrejón de Ardoz

Al menos trece muertos en un ataque suicida en Afganistán

internacional

| 26.03.2013 - 20:12 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los tres helicópteros de combate "Tigre" que hoy han sido embarcados en un avión "Antonov" que despegará mañana hacia Afganistán protegerán a los militares españoles durante el repliegue frente a la amenaza de ataques del terrorismo insurgente.

Embarcados en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), los "Tigre" pertenecen al Batallón de Helicópteros de Ataque (BHELA) número 1, con sede en la base "Coronel Sánchez Bilbao" de Almagro (Ciudad Real) y que forma parte de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET).

El general jefe de las FAMET, Francisco Javier Sancho, ha explicado a los medios que la misión de estos efectivos es "dar protección y seguridad a nuestras fuerzas durante la fase de repliegue" en la que se encuentran.

En concreto, los "Tigre" estarán destinados a tareas de reconocimiento y seguridad, escolta de formaciones aéreas y de convoyes, y apoyo a las fuerzas que se puedan ver envueltas en un incidente con la insurgencia.

El general ha detallado que la retirada es una operación "compleja" por el gran número de vehículos que se mueven, y la mala calidad de las carreteras y comunicaciones en Afganistán hacen necesario un apoyo aéreo que pueda actuar "de forma inmediata" contra cualquier amenaza.

Un grupo de militares ultimaba hoy en las pistas de la base aérea las labores de carga de los tres helicópteros, así como de material de repuesto y combustible, en el avión que los trasladará hasta la base española de Herat.

Como medidas de defensa, los "Tigre" poseen detectores de radar, alertadores de lanzamiento de misiles, detectores de láseres y lanzadores de bengalas, para engañar y desviar misiles.

Los helicópteros, de tipo Apoyo y Protección (HAP), serán recibidos por los miembros del BHELA número 1, que se encuentran en Herat desde el pasado 19 de marzo.

Allí se integrarán en la unidad de helicópteros "ASPUHEL" del Ejército de Tierra, que actualmente opera tres helicópteros Cougar y tres helicópteros CH-47 Chinook.

Durante su presencia en Afganistán, el BHELA realizará dos rotaciones en las que participarán 32 personas, con una duración aproximada de cuatro meses cada uno.

Al tratarse de helicópteros de ataque, en Herat se ha habilitado una zona para el municionamiento que reúna las necesarias condiciones de seguridad y se están adecuando los procedimientos locales operativos.

Compartirán con los "Mangusta", helicópteros de ataque italianos, el servicio de Alerta de Reacción Rápida, listos para intervenir ante cualquier contingencia que pudiera acontecer en la zona de responsabilidad.

AL MENOS 13 MUERTOS EN UN ATAQUE SUICIDA EN AFGANISTÁN

Al menos trece personas -cinco de ellos policías, murieron en un ataque suicida de carácter múltiple registrado hoy contra un cuartel de las fuerzas de despliegue rápido de la Policía en la ciudad Jalalabad, en el este de Afganistán, según informó una fuente oficial.

El grupo atacante estaba compuesto por ocho suicidas, cinco de los cuales fueron abatidos mientras que tres accionaron los explosivos que llevaban adheridos cuerpo, lo que costó la vida a cinco policías, según el portavoz policial, Hazrat Mohamed Husein.

En el ataque fueron heridos otros cuatro miembros de las fuerzas del orden y concluyó tras tres horas de combate, precisó la fuente.

De acuerdo con testimonios recogidos por la agencia AIP, los atacantes lograron penetrar en el recinto policial después de registrarse una fuerte explosión que fue seguida de otras de menor potencia y escucharse un intercambio de disparos de armas automáticas.

Poco después de concluir el enfrentamiento ningún portavoz talibán había reivindicado la autoría del ataque.

En contraste con el sur, con un alto nivel de violencia, el oeste es una de las regiones afganas con menor actividad guerrillera.