Tormentas invernales sacuden EEUU y atrapan a cientos conductores en Canadá

internacional

| 14.12.2010 - Actualizado: 19:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Tormentas invernales con temperaturas inferiores a los 20 grados bajo cero están causando graves problemas en Estados Unidos y en Canadá, donde centenares de conductores permanecen atrapados en una autopista.

En Estados Unidos, las líneas aéreas se han visto forzadas a cancelar miles de vuelos a consecuencia de la tormenta, que acumuló casi un metro de nieve en algunas áreas y causó el lunes la caída del techo del estadio Metrodome, de Minneapolis.

Hoy, el movimiento de la tormenta hacia Canadá ha hecho que las precipitaciones disminuyan pero el Servicio Meteorológico Nacional alertó de que se espera que una masa de frío ártico cubra la parte oriental de Estados Unidos los próximos días, con temperaturas por debajo de los 20 grados bajo cero.

En Canadá, el Ejército emprendió a primeras horas de hoy un operativo para intentar rescatar a las cerca de 300 personas que permanecieron toda la noche del lunes atrapadas en una autopista debido a la nula visibilidad causada por las fuertes rachas de viento y la copiosa precipitación de nieve.

Los conductores se encuentran en la autopista 402, cerca de la localidad de Sarnia y a unos 300 kilómetros al oeste de Toronto.

Las autoridades canadienses han informado de que tan pronto como las condiciones meteorológicas lo permitieron, dos helicópteros Griffon despegaron del aeropuerto de Sarnia con personal de búsqueda y rescate.

Los helicópteros tienen previsto buscar claros para posarse y evacuar a las personas que lo necesiten.

La televisión canadiense CTV informó de que al mediodía el personal militar ya había rescatado a una decena de personas, que han sido transportadas a centros para ser tratados de síntomas de hipotermia.

El Ejército canadiense también ha desplegado un avión Hércules C-130 para evaluar la situación.

Algunos de los conductores llevan atrapados en la autopista 24 horas, y el gerente de un restaurante situado al borde de la carretera en el tramo cerrado declaró a medios locales que unas 40 personas estaban refugiadas en su local desde primeras horas de la mañana del lunes.

Uno de los conductores que llevan más de 24 horas atrapado en la carretera, identificado como Nathan McInnis, declaró a la televisión pública canadiense CBC por teléfono que tuvo que refugiarse en un camión porque su depósito de gasolina estaba casi vacío tras mantener el automóvil en marcha para calentarse.

Otras personas pudieron llegar a algunas de las localidades situadas en el tramo de la autopista más afectado por la tormenta y que han abierto albergues donde los conductores pueden calentarse.

El sur de Ontario no es la única zona de Canadá afectada por extremas condiciones meteorológicas.

En la costa del Atlántico, fuertes vientos y lluvia afectan a la provincia de Nueva Brunswick, donde en las últimas horas una tormenta destruyó el techo de una residencia de ancianos y dejó sin electricidad a 80.000 personas.

La Oficina Meteorológica de Canadá alertó hoy, por segundo día consecutivo, de que se esperan rachas de viento de hasta 140 kilómetros por hora en la costa del Atlántico, lo que afectará al tráfico por carretera y marítimo en la región.

La tormenta de nieve que afecta al sur de Ontario forma parte del mismo frente que los últimos días causó dificultades en grandes áreas del oeste, noroeste y la costa atlántica de Estados Unidos.

Científicos estadounidenses informaron de que las tormentas de nieve y los vientos árticos que sacuden Estados Unidos y Canadá son consecuencia de la conexión de fenómenos meteorológicos en el Pacífico y el Atlántico Norte y que pueden provocar por segundo año consecutivo condiciones invernales extremas.

El científico de la Universidad de Wisconsin Jonathan Martin declaró al periódico "Christian Science Monitor" que, "de momento, este invierno se parece al pasado invierno. La siguiente pregunta es por qué es similar y todavía no sabemos qué es lo que está pasando".