Tormenta de hielo y nieve paraliza un tercio de EE.UU. y amenaza a Chicago

internacional

| 01.02.2011 - 21:06 h
REDACCIÓN
Más sobre: EEUUSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Un tercio de Estados Unidos se encuentra bajo alerta por una "supertormenta" de nieve y hielo, que ha provocado la cancelación de casi 6.000 vuelos, y se dirige hacia el medio oeste, donde Chicago será una de las principales ciudades afectadas.

El Servicio Nacional de Meteorología ha alertado de que la tormenta, que se desplaza entre la frontera de EE.UU. y Canadá, supone "potenciales riesgos para la vida" para aquellas personas que no se encuentren a resguardo cuando se produzca el descenso de temperaturas.

Chicago, tradicionalmente una de las mas castigadas en el invierno por los fuertes vientos, se prepara para la mayor tormenta desde 1999, con vientos polares de casi 100 kilómetros por hora, nevadas de 60 centímetros y capas de hielo de 3 centímetros de grosor.

El aeropuerto O'Hare de Chicago ha cancelado hoy más de 4.400 vuelos, en previsión de la "tormenta monstruosa", como ya la han bautizado los medios de Estados Unidos.

De acuerdo a los pronósticos, la tormenta tendrá mayor intensidad entre la tarde de hoy, martes y la mañana del miércoles, especialmente en la zona de los Grandes Lagos, entre EE.UU. y Canadá, donde se esperan olas de casi 10 metros que podrían originar inundaciones.

En todo el país se suspendido casi 6.000 vuelos programados para hoy y las aerolíneas han anunciado que 2.700 previstos para mañana probablemente también sean cancelados.

"Esta tormenta pondrá a prueba los recursos de la ciudad y la paciencia de los ciudadanos", dijo Jose Santiago, jefe de la Oficina para Gestión de Emergencias de Chicago.

La agencia federal ha alertado de que en la zona de los Grandes Lagos, que toca los estados de Minesota, Wisconsin, Michigan, Illinois, Indiana, Ohio, Pensilvania y Nueva York, "las nevadas serán tan intensas que los servicios de emergencia no podrán mantener despejadas ni siquiera las carreteras principales y las autopistas".

"No viajen. Permanezcan dentro de sus casas. Los fuertes vientos y la ventisca de nieve convertirán el viaje en algo casi imposible. Esta es una tormenta muy peligrosa", alertó el Servicio Nacional de Meteorología.

Según la agencia estatal, la "supertormenta" cubrirá un tercio del territorio estadounidense, desde Nuevo México, en la frontera mexicana, hasta Vermont, en la frontera canadiense, y se desplazará a lo largo de la semana hacia el nordeste del país.

El presidente estadounidense, Barack Obama, se reunió hoy con la Secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, y Craig Fugate, administrador de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) para supervisar la situación de los equipos de emergencia.

Tras el encuentro, Obama remarcó "la necesidad de estar preparados para todo tipo de escenarios", entre los que incluyó la posibilidad de "importantes cortes de electricidad".

Los meteorólogos esperan que la "supertormenta" sea "una de las peores" de la temporada invernal, que este año ha sido especialmente fría y donde se ha superado récords de nevadas en varios estados de Nueva Inglaterra.

Los aeropuertos de Dallas y Oklahoma City permanecen cerrados durante el día de hoy debido a los fuertes vientos y la capa de hielo que cubre las pistas, y los estados de Oklahoma, Illinois, Kansas y Misuri han decretado el estado de emergencia.

"La gente debe reforzar las ventanas y esperar en casa. El sitio donde es más que probable resultar herido es fuera en la carretera", afirmó Jay Nixon, gobernador de Misuri.

Más de un millar de efectivos de la Guardia Nacional se han desplegado en Oklahoma y Misuri, donde se han cerrado las escuelas, para hacer frente a los problemas derivados por las nevadas y las tormentas de hielo.

Por si fuera poco, el Servicio Meteorológico Nacional ha señalado que se prevé que se originen tormentas eléctricas en el sur del país, lo que eleva notablemente el potencial para que se generen tornados en Texas, Arkansas, Luisiana, Misisipi, Tennessee y Alabama.