Tommy Mair, el detenido por la muerte de Cox tenía problemas de salud mental

Mair de 52 años, no está casado ni tiene hijos y padecía un trastorno obsesivo

Lo confirma su hermano que asegura que no tenía particular interés en política ni era racista ni violento

Se comprueba si tenía vinculaciones con la extrema derecha

Cameron y Corbyn defienden juntos los valores democráticos en tributo a Cox

internacional

| 17.06.2016 - 12:44 h
REDACCIÓN

Tommy Mair, detenido en la localidad de Birstall (norte de Inglaterra) en relación con el asesinato de la diputada laborista Jo Cox, es un hombre solitario, desempleado y con problemas de salud mental, informan hoy los medios británicos. Mair, de 52 años, fue arrestado por la Policía en el lugar donde Cox fue apuñalada y tiroteada ayer cerca de la biblioteca de Birstall, donde la parlamentaria había celebrado sus periódicas reuniones con electores de su circunscripción de Batley & Spen.

Según testigos, Mair vive en una pequeña vivienda social concedida por el ayuntamiento de Fieldhead, a 1,6 kilómetros del lugar donde Cox fue asesinada ayer por la tarde.

El hombre nunca tuvo un empleo a tiempo completo, aunque ayudaba a los vecinos en labores de jardinería, quienes han relatado que parecía una persona tranquila y solidaria.

El hermano, Scot Mair, de 49 años, contó que Tommy Mair no tenía particular interés en política ni era racista ni violento, aunque explicó que tenía antecedentes de enfermedad mental. "Me cuesta creer lo que ha ocurrido. Él tenía antecedentes de enfermedad mental, pero recibía ayuda. Lloré cuando escuché (lo ocurrido). Lo lamento tanto por (la diputada) y su familia", declaró Scot Mair a los medios británicos.

Tommy Mair había estado trabajando como voluntario en un colegio para niños con discapacidad en Dewsbury, en el condado de West Yorkshire (norte de Inglaterra), y era una persona con trastorno obsesivo por la higiene personal, de acuerdo con los medios.

El detenido nació en Ayr, en Escocia, y lleva cuarenta años viviendo en Birstall.

De acuerdo con relatos de los vecinos, Mair, que no está casado ni tiene hijos, vivió con su abuela hasta que ésta murió en 1996 y desde entonces estaba solo.

La vecina Kathleen Cooke, de 62 años, contó a los periódicos que el hombre siempre llevaba una gorra blanca y portaba una mochila.

Cox, elegida diputada en las elecciones generales del año pasado, fue apuñalada y tiroteada por un hombre que se le acercó en las proximidades de la biblioteca de Birstall donde había estado trabajando.

Cox, madre de dos hijos pequeños, fue llevada al hospital de Leeds, norte de Inglaterra, tras el ataque de ayer pero murió por las graves heridas sufridas.

El asesinato provocó una gran conmoción en el Reino Unido. Los políticos decidieron suspender la campaña para el plebiscito del próximo 23 de junio sobre la permanencia o salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

La bandera británica se mantiene a media asta en el Parlamento de Westminster mientras continúa la investigación sobre lo sucedido.

CAMERON Y CORBYN DEFIENDEN JUNTOS LOS VALORES DEMOCRÁTICOS COMO TRIBUTO A COX

El primer ministro británico, David Cameron, y el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, defendieron hoy los valores democráticos en un acto en tributo a la diputada Jo Cox, asesinada ayer en la localidad inglesa de Birstall.

Tras depositar unos ramos de flores en esta población del norte de Inglaterra, Cameron pidió "redoblar" los esfuerzos para defender los valores democráticos de "tolerancia" y "servicio", ya que Cox perdió la vida llevando a cabo su trabajo como parlamentaria.

Por su parte, Corbyn calificó el asesinato como un "ataque a la democracia" e informó de que el Parlamento será convocado el lunes para rendir un homenaje a la política laborista.

Los dos políticos acudieron juntos a Birstall tras suspender la campaña para el referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea (UE) del próximo 23 de junio, que ha estado marcada por debates agresivos y por mutuas acusaciones entre los que apoyan seguir y los que piden la salida del bloque europeo ("brexit").

El primer ministro conservador pidió sacar de la política y de la vida nacional el "odio" y las "divisiones". "Si realmente queremos honrar a Jo, entonces lo que deberíamos hacer es reconocer que sus valores de servicio, comunidad y tolerancia, los valores por los que vivió y trabajó, son valores que necesitamos redoblar en nuestra vida nacional en los próximos meses y años", añadió el jefe del Gobierno.

En tanto, el líder laborista afirmó que Cox, de 41 años, fue "brutalmente asesinada" en su localidad, "donde se crió y donde sirvió a la comunidad que quería". Destacó que Cox trabajó en favor de campañas contra la esclavitud y para la organización humanitaria Oxfam para defender los derechos humanos y la justicia en todo el mundo. "Nos la arrebataron en un acto de odio, un acto vil la asesinó. Este es un ataque a la democracia", añadió Corbyn, que calificó a la diputada de mujer "excepcional, maravillosa y muy talentosa".

En este acto en Birstall, marcado por la solemnidad, también estuvieron el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, y el portavoz de Exteriores del Laborismo, Hilary Benn.

La bandera británica está hoy a media asta en el Palacio de Westminster, sede del Parlamento, en señal de duelo por su fallecimiento. El asesinato de Cox es el primero contra un diputado desde que el Ejército Republicano Irlandés (IRA) matase al conservador Ian Gow en 1990, cuando aún estaba en el poder Margaret Thatcher.