Tokio 2020 dispara la caza de terrenos e inversiones en la bahía capitalina

Presentación de Tokyo 2 (Presentación de Tokyo 2)

internacional

| 21.09.2013 - 18:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La designación de Tokio como sede para los Juegos Olímpicos de 2020 ha disparado las expectativas económicas y despertado a las grandes inmobiliarias del país, que se frotan las manos ante el esperado incremento del precio del suelo en la olvidada zona de la bahía tokiota.

Justo después conocerse la decisión del COI, centenares de tokiotas aprovecharon para celebrarlo por la ciudad, mientras otros acudieron a la zona de la bahía, centro neurálgico del proyecto donde se situará la Villa Olímpica y la mayor parte de las sedes deportivas, a la caza de jugosas inversiones inmobiliarias.

La jornada de puertas abiertas organizada por la empresa Mitsubishi Estate para mostrar su proyecto de apartamentos de lujo "Parkhouse Harumi Towers", a pocos metros de la futura residencia de los atletas, duplicó sus visitas esa mañana del 8 de septiembre con respecto a la semana anterior y registró un récord de 10 ventas.

Hasta el momento, la zona de la isla de Harumi, elegida para acoger la Villa Olímpica, no es más que un descampado medio abandonado en uno de terrenos ganados al mar de la bahía, donde predomina la actividad portuaria e industrial y la vegetación crece a su antojo.

Ahí, en un espacio de 44 hectáreas perteneciente al Gobierno Metropolitano de Tokio, se construirá la residencia para los atletas, con capacidad para albergar a cerca 17.000 deportistas en edificios de diseño futurista y amplias zonas verdes, cuyo coste alcanzará los 105.700 millones de yenes (787 millones de euros).

El complejo, que para los Juegos estará perfectamente comunicado con el corazón de la ciudad, servirá además como legado para sus ciudadanos, después de que el Gobierno haya anunciado que, después, sus infraestructuras se transformarán en viviendas para recuperar parte de la inversión y la costosa remodelación del estuario capitalino.

Alrededor de la Villa Olímpica, Tokio 2020 contará con decenas de sedes deportivas, nueve de ellas en la zona de Harumi, entre ellas el estadio de voleibol o el centro para deportes acuáticos, lo que ha disparado el precio del suelo al estar considerado como el mayor proyecto urbanístico en la actualidad en Tokio.

Previsoras, las grandes inmobiliarias ya se pusieron en marcha semanas antes de la designación de la candidatura nipona y firmas como Daiwa House Industry adquirieron terrenos a precios de casi el doble del de mercado.

En concreto, Daiwa, agente inmobiliario y constructor con sede en Osaka, compró un terreno de 3,6 hectáreas en esa zona por 42.100 millones de yenes (313 millones de euros), muy por encima del valor de la segunda puja de 23.000 millones de yenes (171 millones de euros).

"Daiwa ha debido estar ahorrando y echando números de cara a la designación de Tokio como sede olímpica", indicó al diario económico Nikkei el analista nipón Takeshi Ide, de la firma especializada en el sector inmobiliario Tokyo Kantei.

Pero éste no es el único terreno que se encuentra desocupado, ya que la bahía alberga vastas zonas libres en la contigua isla de Ariake, en la que el Gobierno tokiota cuenta con unas 20 hectáreas destinadas a la construcción de sedes temporales para los Juegos que, tras el evento, se espera salgan también a subasta.

Actualmente, en el distrito de Ariake, rodeado de centros comerciales, almacenes, fábricas, un estadio cubierto de tenis y el recinto ferial 'Tokyo Big Sight', viven cerca de 7.000 personas, una cifra que se espera se llegue a elevar hasta los 38.000 ciudadanos gracias a los Juegos, según las estimaciones del consistorio.

Además, en esa zona de islas artificiales, en concreto en Toyosu, está proyectado a partir de 2015 el traslado de la histórica lonja de pescado de Tsukiji, la mayor del mundo y uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad, en un movimiento que esperan pueda animar aún más la zona.

Esta expansión en la productiva bahía tokiota tendrá aspectos "positivos y negativos", recalcó al diario un miembro de la asociación de empresarios de la zona, preocupado por el previsible incremento del tráfico y el exceso de optimismo.

Mientras, de lo que nadie habla abiertamente por el momento es sobre la posibilidad de que, en lugar de bonanza, Tokio 2020 provoque en la zona una temida "burbuja olímpica", sobre todo después de las devastadoras consecuencias, aún palpables, que la crisis inmobiliaria provocó en Tokio a finales de los 80.