Terremoto político en la República Checa tras las elecciones generales

Elecciones República Checa (Elecciones República Checa)

internacional

| 26.10.2013 - 19:36 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

La República Checa vivió hoy un "terremoto político" debido a las elecciones generales anticipadas, con una victoria agridulce de los socialdemócratas, la llegada al Parlamento de dos nuevos movimientos de protesta y el descalabro del centroderecha.

El Partido Socialdemócrata CSSD, liderado por Bohuslav Sobotka, se situó primero en las urnas con el 20,5 por ciento de los votos, 1,6 puntos porcentuales menos que hace tres años, de acuerdo con el escrutinio del 99,9 por ciento de los sufragios.

Le sigue de cerca el nuevo partido populista ANO 2011, del magnate Andrej Babis, quien consiguió un 18,6 por ciento de los apoyos en su primera participación en unas elecciones.

Los terceros más votados son los comunistas del KSCM con el 14,9 por ciento de los sufragios (3,6 puntos más que hace tres años), por delante del hasta hace poco gobernante TOP 09 liberal, con el 12,0 por ciento, 4,7 puntos menos que en 2010.

Los grandes perdedores fueron los conservadores del ODS, en el Gobierno hasta junio pasado, que bajaron del 20,0 al 7,7 por ciento de los apoyos, castigados por un escándalo de corrupción que hizo dimitir a su Ejecutivo en junio de este año.

Otros dos partidos entran en la cámara: la hasta ahora extraparlamentaria KDU-CSL democristiana (6,8 por ciento de los votos) y el nuevo grupo populista Alborada de Democracia Directa, del senador y empresario de origen japonés Tomio Okamura (6,9 %).

El reparto de escaños que sigue a estos comicios -con una participación del 59,5 por ciento, tres puntos menos que en 2010- complica mucho la formación de alianzas, lo que no son buenas noticias para un país que tuvo una última legislatura con empate técnico entre la oposición izquierdista y el centroderecha gobernante.

La socialdemocracia consigue 52 diputados, cuatro menos que hasta ahora, mientras Babis se estrenará con 48 escaños, con lo que ambos partidos alcanzan juntos la mitad de los 200 asientos del Parlamento.

Los comunistas, que lo tendrán difícil para ser aceptados como posible socio de Gobierno, contarán con 34 escaños, cantidad insuficiente para dar siquiera apoyo tácito a un Ejecutivo minoritario del CSSD.

"Queremos formar Gobierno y empezar las negociaciones con otros partidos, aunque es una Asamblea muy atomizada y nos esperan discusiones difíciles, pero asumimos el desafío", señaló el líder socialdemócrata Sobotka.

La difícil posición negociadora de Sobotka se acentuó al no entrar en la cámara el segundo partido socialdemócrata, el SPOZ del presidente checo, Milos Zeman, que sólo obtuvo 1,5 por ciento de los votos, muy lejos del umbral del 5 por ciento necesario.

Además, están las afirmaciones del "ganador moral" de estos comicios, Andrej Babis, quien aseguró hoy que su objetivo es "evitar la llegada de una izquierda con el apoyo de los comunistas".

El magnate, el segundo hombre más rico del país, volvió hoy a insistir en que prefiere quedarse en la oposición y, desde ahí, llegar a acuerdos puntuales para aprobar parte de su programa.

El programa de ANO 2011 no es malo, "pero existe el problema de que con él (Babis) el país derive hacia una 'berlusconización'", advirtió en la televisión pública el analista Michal Klima, de la Universidad Metropolitana de Praga, en referencia al ex primer ministro italiano el también magnate Silvio Berlusconi.

Babis ya avisó de que quiere comprar dos de los principales diarios impresos del país, lo que dio lugar a un proceso de autocensura en sus redacciones durante la campaña electoral.

De las urnas también se desprende el descalabro del centroderecha liberal del ODS, que baja de 53 a apenas 15 diputados.

Sus socios de Ejecutivo en estos últimos tres años, los liberales del TOP 09, liderado por el exministro de Exteriores Karel Schwarzenberg, bajan de 41 a 25 legisladores.

La otra sorpresa de las dos jornadas de votación es la entrada en el Parlamento de Alborada de Democracia Directa, un grupo protesta que se estrenará en la cámara con 12 diputados.

Finalmente, vuelve al Parlamento la democristiana KDU-CSL, ausente durante esta última legislatura, con 14 escaños.