Suiza ha devuelto 2.000 millones dólares en activos congelados de dictadores

Ferdinand Marcos

internacional

| 25.11.2016 - 19:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Suiza ha devuelto a sus países de origen en los últimos 30 años unos 2.000 millones de dólares procedentes de la congelación de activos y fondos que se habían apropiado dictadores y su entorno y habían depositado en el país helvético.

El director de la Dirección de Derecho Internacional Público del Gobierno suizo, Roberto Balzaretti, informó hoy en una rueda de prensa de que el centro financiero suizo es el que más fondos ilícitamente obtenidos por dictadores ha devuelto en todo el mundo.

Suiza devolvió a Perú en 2002 un total de 92 millones de dólares apropiados por Vladimiro Montesinos, exasesor del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), y en 2003 a Filipinas 684 millones en fondos confiscados a Ferdinand Marcos, quien gobernó Filipinas con puño de hierro desde 1965 a 1986.

También restituyó 700 millones de dólares en activos congelados a Nigeria en 2005, a Angola en el mismo año 24 millones, a Kazajistán en 2007 unos 115 millones y a México en 2008 unos 74 millones de dólares en fondos apropiados ilícitamente por el entorno del expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994).

No obstante, aún hay varios casos abiertos, como la restitución de los 6,3 millones de dólares confiscados al exdictador de Haití Jean Claude Duvalier (1971-1986) y su entorno, y la devolución de 321 millones que el clan del exdictador nigeriano Sani Abacha (1993-1998) había expoliado y depositado en cuentas helvéticas.

Además, están todavía congelados los activos del expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich y su entorno, que suman unos 70 millones de dólares.

También los fondos que se apropiaron los afines al régimen del expresidente egipcio Hosni Mubarak (570 millones de dólares) y los del régimen del expresidente tunecino Zine El Abidine Ben Ali y de su entorno (60 millones).