Strauss-Kahn ingresa en la cárcel neoyorquina de Rikers Island

internacional

| 17.05.2011 - 07:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), el francés Dominique Strauss-Kahn, ha paso ya su primera noche en la prisión de Rikers Island, en Nueva York, después de que una jueza neoyorquina le denegó la libertad bajo fianza.

Este complejo de prisiones faraónico entre los barrios de Bronx y Queens, en la isla de East River, ha sido escenario de películas y series de televisión y es conocido por su dureza. En el laberinto de celdas hay hasta 11.000 presos, miembros de bandas callejeras, camellos y adictos.

Al director del FMI le han puesto el mono naranja, como un preso más.Lo que no compartirá es celda, por su propia seguridad. Los reos suelen cebarse con los famosos.

Hasta el viernes, en prisión preventiva, su casa será un habitáculo de 3 por cuatro metros y sólo podrá salir escoltado por algún guardia.

Strauss así ha cambiado ha pasado a la celda desde una lujosa suite del hotel Sofitel de Nueva York, con baño de marmol, dormitorio, tres salones y un surtido minibar, donde presuntamente, desnudo, agredió a la camarera musulma, de oirgen guineano Nafisatu Diallo.

Sobre la cama, en las sábanas se han encontrado restos de sangre intentó violarla. Y en el cuarto de baño la obligó a practicar sexo oral. Strauss-Kahn salió corriendo del hotel, según testigos, ella contó lo sucedido a compañeros del hotel y acudió a un hospital.

Dice un amigo que cuando hizo la denuncia no sabía quien era el agresor. Según el New York Post los abogados del director del FMI aseguran que hubo consentimiento en los sucesos en el hotel.

Strauss-Kahn fue acusado de siete delitos por abuso sexual e intento de violación por los que se enfrenta a varias décadas de prisión. Tras escuchar el alegato de la Fiscalía de Manhattan, la jueza Melissa Jackson denegó la petición de libertad bajo fianza de un millón de dólares solicitada por el abogado defensor, Benjamin Braffman, y fijó la próxima vista del caso para el 20 de mayo.

El fiscal de Manhattan, Cyrus Vance, anunció a su vez que Strauss-Kahn, de 62 años, ha sido acusado de intento de violación y de abuso sexual en primer grado contra una mujer inmigrante africana, de 32 años y empleada del hotel neoyorquino en el que supuestamente ocurrió el asalto, así como de otros delitos de índole sexual por los que podría ser condenado a penas de 25 y 15 años de prisión por los más graves.

Strauss-Kahn fue detenido el pasado sábado en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York cuando ya estaba a bordo de un avión de Air France que le iba a trasladar a París, para asistir este lunes a una reunión en Bruselas con ministros de la Unión Europea (UE) sobre la posible reestructuración de la deuda griega.

La detención del político y economista socialista francés, casado con la periodista franco-estadounidense Anne Sinclair y padre de cuatro hijos, ha conmocionado al mundo financiero internacional y al político en Francia, donde se perfilaba como posible candidato de su partido a las presidenciales de 2012.