Son ya 20 las niñas muertas por un incendio en un centro de menores de Guatemala

internacional

| 09.03.2017 - 10:08 h

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

Al menos 20 niñas fallecieron y otras 37 resultaron heridas a causa de un incendio que se registró en un centro de menores de Guatemala, en el que las jóvenes intentaron protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren. Una fuente hospitalaria informó de la vigésima muerte, mientras la secretaria general del Ministerio Público (MP), Mayra Véliz, dijo que de las primeras 19, 17 fueron por quemaduras y se investigan las causas de otras dos.

Según las primeras pesquisas, el fuego lo originaron ellas mismas en unos colchones, explicó a la prensa en los alrededores del Hogar Virgen de la Asunción, en San José Pinul, el defensor de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) Abde Paredes.

Un centenar de personas se concentran en las inmediaciones para exigir a las autoridades las identidades de fallecidos y heridos. Supuestamente las menores heridas y fallecidas intentaban protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren en el hogar, concretamente este miércoles, cuando se celebra el Día Internacional de la Mujer.

Aunque las trabajadoras del sector de mujeres intentaron apagar las llamas con varios extintores, el fuego se propagó rápidamente. El trabajador de la Procuraduría dijo a la prensa que fiscales del MP investigan los hechos y que también se espera que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronuncie por unas medidas cautelares solicitadas en noviembre del año pasado por la institución en este caso.

Mientras, los otros menores del centro comienzan a ser trasladados, algunos son devueltos a sus familias y otros llevados a otros albergues, como unas niñas con discapacidades que fueron trasladadas en autobús al mediodía.

Un joven que salió, Daniel, de 16 años, contó entre sollozos que las niñas fallecidas estaban encerradas en una escuela bajo llave después de una revuelta que se organizó ayer, cuando 40 muchachos intentaron escapar, aunque luego fueron reubicados.

Acompañado de algunos familiares, señaló que las autoridades "no las ayudaron", que tardaron mucho en reaccionar y que no les dejaron entrar para socorrerlas: "Se quedaron parados. Las conocíamos. Nosotros queríamos ayudar pero no nos dejaron", dijo antes de abrazarse a sus familiares.

Con los ojos llorosos y la cabeza cabizbaja, padres, madres y hermanos de algunos de los recluidos exigen saber la verdad. El padre de Pablo, un niño de 14 años, cuenta que su hijo está en el centro pero desconoce su estado. Sin embargo, no duda en denunciar que al igual que muchos otros que están dentro es víctima de abusos: "Eso es trata de personas. Es una porquería.

Tiene golpes cuando lo vengo a ver y si le pregunto quién se los hizo se molesta", asegura este hombre, que prefiere no dar a conocer su nombre, acompañado de otro de sus hijos. Un grupo de mujeres comentó los testimonios que en su día contaban los pequeños y aseguran que son "golpeados" y violados": "No son criminales ni animales. Son niños, son personas, son adolescentes", grita una de ellas.

"La comida es más mierda. Todo es un desastre. Aquí los tratan peor que uno. Si mi hijo era un rebelde ahora con cholos (pandilleros) peor. Aquí no los cuidan nada", añadió otra mujer. El centro ha estado envuelto en polémica desde el año pasado. Al menos 47 jóvenes se fugaron, lo que llevó a la Secretaría de la Presidencia encargada de la guardia y custodia a destituir en su momento al director.

Las autoridades investigan desde entonces los hechos y una jueza decretó el cierre paulatino del centro, motivo que llevó a dos magistradas de la Corte Suprema de Justicia, entre ellas la expresidenta del organismo Silvia Patricia Valdés, a personarse en en lugar para verificar la situación.

Decenas de policías, bomberos, miembros de la Coordinadora Nacional Para la Reducción de Desastres (Conred) y la Cruz Roja, entre otros, se encuentran en el lugar, al que se prohíbe el acceso a la prensa. La casa hogar, a cargo de la Secretaría de Bienestar Social, tiene a unos 748 menores, aunque su capacidad es de 400.