Sitúan al terrorista fugado cerca del estadio donde se iba a jugar el Bélgica-España

Los siete detenidos en Alemania no guardan relación con los ataques de París

Bélgica despliega a 300 militares suplementarios frente a posibles atentados

El hermano del huido Salah Abdeslam le pide que se entregue a la policía

Los terroristas usaron dos bases junto a París hasta el día de los atentados

internacional

| 17.11.2015 - 10:11 h
REDACCIÓN

Uno de los dos detenidos en Bruselas en relación con los atentados de París asegura haber conducido el pasado sábado al presunto terrorista fugado Salah Abdeslam hasta el estadio Rey Balduino de Bruselas, en donde este martes debía jugarse un partido amistoso entre Bélgica y España que finalmente ha sido suspendido por el riesgo de atentado.

Salah Abdeslam, de nacionalidad francesa pero nacido y crecido en Bruselas, es hermano de Brahim Abdeslam, uno de los yihadistas que se inmolaron en París, y de un tercer sospechoso, Mohamed, que fue detenido el fin de semana y puesto en libertad el lunes.

El viceprimer ministro y responsable de Exteriores belga, Didier Reynders, ha explicado a la cadena RTL que la decisión de elevar de 2 a 3 el nivel de alerta en todo el país se apoya en que Abdeslam sigue fugado y que se sospecha que está "fuertemente armado".

Fuentes de la investigación citadas por el diario 'Het Laatste Nieuws', añaden que hay testimonios que sitúan al fugitivo en las inmediaciones del estadio que debía ser escenario del partido amistoso. Las mismas fuentes advierten del temor a que intente cometer un atentado de envergadura para "morir como un mártir".

El HERMANO LE PIDE QUE SE ENTREGUE A LA POLICIA

Por su parte, Mohamed Abdeslam, hermano de Salah, que está en busca y captura porque se sospecha que fue uno de los terroristas de los atentados de París, le pidió hoy que se entregue a la policía, en una entrevista al canal francés "BFM TV", en la que dijo no saber nada de su paradero.

"Evidentemente le aconsejo que se entregue a la policía", afirmó Mohamed, que quedó en libertad ayer tras haber sido interrogado por la policía belga para saber si tenía alguna relación con los ataques yihadistas en los que estuvo implicado otro de sus hermanos, Brahim, que se hizo saltar por los aires con un chaleco de explosivos en un bar del bulevar Voltaire de París.

LOS TERRORISTAS USARON DOS BASES JUNTO A PARIS HASTA EL DIA DE LOS ATENTADOS

Por su parte, la investigación de los atentados del pasado viernes "avanza rápidamente", según el Gobierno francés, aunque hoy sólo hubo algunas filtraciones sobre una vivienda y un hotel que los terroristas utilizaron como bases hasta el día del ataque, así como el descubrimiento de un coche que abandonaron al norte de la ciudad.

Las bases son una casa en Bobigny, que alquiló uno de los yihadistas que se hicieron saltar por los aires con un chaleco de explosivos, Brahim Abdeslam, y dos habitaciones de hotel que reservó por internet su hermano, Salah, el fugitivo más buscado por la policía de toda Europa.

De Bobigny salió el comando que atacó la sala de conciertos Bataclan una hora después y, según el canal "iTélé", en el piso los policías encontraron, además de teléfonos móviles y ordenadores, restos de explosivo plástico que hacen sospechar que allí se confeccionaron los chalecos explosivos.

Utilizaron un Volkswagen Polo que había alquilado Salah Abdeslam en Bélgica, donde los dos hermanos vivían, y en el que la empresa propietaria había colocado una baliza para poder ubicarlo, lo que ha permitido remontar la pista de su recorrido.

Brahim había alquilado, también en Bélgica, un Seat León que fue utilizado para perpetrar varios de los tiroteos de bares y restaurantes al este de la plaza de la República.

En ese coche -hallado el sábado a pocos minutos de camino en Montreuil, ciudad limítrofe con París- iban los dos hermanos Abdeslam y tal vez un tercer yihadista, según los medios franceses.

El diario "Le Monde" señaló que diversos testigos hablaron de un comando de tres hombres y el canal "BFM TV" precisó que la vídeo-vigilancia en las calles ha permitido llegar a la conclusión que ese tercer hombre era el conductor.

Oficialmente no se ha emitido ninguna orden de busca y captura contra él, y tampoco ha habido filtraciones sobre lo que haya podido hacer desde entonces.

El segundo refugio conocido son las dos habitaciones del hotel AppartCity una de las cuales fue utilizada por al menos dos personas, en la que dejaron -como se puede ver en un vídeo difundido por los medios franceses- unas jeringuillas y unos tubos que tal vez sirvieron para preparar los explosivos.

Al dispositivo logístico ya conocido se añadió hoy un Renault Clio igualmente alquilado en Bélgica por Salah Abdeslam, que estaba aparcado en el distrito XVIII, en el norte de París.

La ubicación es relevante, ya que en el extrarradio norte está el Estadio de Francia, otro de los escenarios de los atentados, y es en ese mismo distrito donde dos conocidos de Abdeslam dicen haberlo recogido en la madrugada del sábado para llevarlo a Bruselas.

De hecho, los tres hombres entraron en Bélgica poco después de haber sido controlados por unos gendarmes franceses que no los detuvieron porque entonces todavía no había elementos que hicieran sospechar.

La información de sus identidades se pasó a las autoridades belgas, que tenían fichado a uno y rápidamente vincularon ese viaje con los atentados de París. Consiguieron detener a dos de los ocupantes del Golf, pero no a Salah Abdeslam.

DETENIDOS IDENTIFICADOS

Mientras, la Fiscalía belga ha confirmado la identidad de los dos detenidos este fin de semana en el distrito de Molenbeek-Saint-Jean (oeste de Bruselas) que han pasado a disposición judicial.La Policía identificó a estas dos personas a bordo de un vehículo junto a Abdeslam en la mañana del sábado, cuando cruzaron la frontera de Francia hacia Bélgica.

Se trata de Mohammed Amri, de 27 años, y de Hamza Attouh, de 21 años, y están acusados de ayudar en el atentado que ha dejado al menos 129 muertos en París y de pertenencia a grupo terrorista.

De acuerdo a lo publicado por varios medios belgas, ambos han ofrecido declaraciones contradictorias respecto a el lugar en donde dejaron a Abdeslam al final del viaje. Uno asegura que lo condujeron hasta Molenbeek, en donde la Policía le buscó el lunes en una redada sin éxito, y el otro dice haberlo dejado junto al estadio.

En Bruselas fue detenido un tercer hermano Abdeslam, Mohamed, que tras ser interrogado el lunes quedó en libertad y hoy en una entrevista televisada pidió a su hermano que se entregara.

Por otro lado, los investigadores franceses han puesto nombre a la voz que reivindicó en nombre del Estado Islámico (EI) los atentados: el yihadista francés afincado en Siria Fabien Clain.

Clain es originario de Toulouse, tiene 36 años y fue cofundador de un grupo salafista denominado "célula de Artigat", relacionado con Mohamed Merah, el terrorista francés de origen argelino que en 2012 mató a siete personas en la citada ciudad y sus alrededores.

ALEMANIA DECARTA QUE LOS SIETE DETENIDOS GUARDEN RELACION CON LOS ATENTADOS

Por otra parte, la policía alemana aseguró hoy que los siete detenidos por su posible vinculación con los ataques de París van a ser liberados en breve una vez que no se ha podido establecer ninguna relación con los atentados.

Un portavoz de la policía indicó que no tienen "ningún indicio" de que haya relación alguna entre estas personas arrestadas hoy en Alsdorf, cerca de Aquisgrán (oeste) y de la frontera con Bélgica y Holanda, y los ataques del viernes en París, donde murieron 129 personas.

Poco antes, el ministro de Interior alemán, Thomas de Maizière, ya había avanzado de que entre las siete personas arrestadas no se encontraba Salah Abdeslam, sobre quien pesa un orden de arresto internacional por su supuesta implicación en los ataques de París.

"Desgraciadamente entre los detenidos no se encuentra la persona que queríamos", aseguró, tras indicar hay un cierto "riesgo" de que Abdeslam huya a un país colidante con Francia.

"La situación es grave, pero no hay razón para el pánico", resumió.

Las detenciones de hoy en Alsdorf se produjeron en el marco de una gran operación policial y en un primer momento se indicó que podrían estar relacionadas con los atentados de París.