Rusia y China vetan resolución del Consejo de Seguridad sobre Siria

Los muertos por los bombardeos sobre Homs se elevan a 260

internacional

| 04.02.2012 - 13:02 h
REDACCIÓN
Más sobre: siriaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Rusia y China vetaron hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución que buscaba una salida a la crisis de Siria mediante el apoyo el plan de transición de la Liga Árabe y que condenaba la violencia del régimen de Damasco contra la población civil.

El máximo órgano de decisiones de la ONU, que en febrero preside Togo, se mostró así incapaz de hablar con una voz única sobre la crisis siria, después de once meses de violenta represión del régimen sirio hacia opositores y manifestantes.

"Es un día triste, pero no nos pararemos aquí. Seguiremos trabajando con la Liga Árabe, su plan está encima de la mesa", afirmó el embajador de Francia ante la ONU, Gérard Araud, que insistió en que se seguirá "intensificando la presión" para que la Unión Europea (UE) amplíe las sanciones hacia ese país.

Araud añadió que "algunos países han obstruido de manera sistemática las acciones del Consejo", al tiempo que acusó a esas naciones, Rusia y China, de ser "cómplices de la política de represión del régimen sirio".

El representante de Francia subrayó que su país sentía "una gran tristeza y preocupación por este día triste por ese doble veto, que es también un día triste para los sirios y para todos los demócratas".

"Es un escándalo. Este Consejo debe instar al presidente de Siria, Bachar Al Asad a poner fin a la violencia y a la sistemática violación de los derechos humanos de manera inmediata", dijo el embajador alemán ante la ONU, Peter Wittig.

La resolución, presentada inicialmente por Marruecos, era respaldada por Arabia Saudí, Libia, Bahrein, Catar, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Kuwait, Omán y Turquía, así como por los miembros permanentes del Consejo Francia, Reino Unido y Estados Unidos y los temporales Alemania, Colombia, Portugal y Togo, entre otros.

"Estados Unidos está asqueado", afirmó la embajadora de EEUU ante la ONU, Susan Rice, al tiempo que aseguró que durante varios meses "este Consejo ha sido rehén de dos miembros", al tiempo que agregó que "esa intransigencia es más vergonzosa si cabe cuando uno de los miembros de este órgano proporciona armas a ese país", en referencia a Rusia, el principal proveedor de armas de Damasco.

Poco antes de que comenzase la reunión del Consejo, la oposición siria denunció el bombardeo por parte de las fuerzas de seguridad sirias de la castigada ciudad de Homs, en la que según ellos es la mayor masacre desde que comenzó la represión.

La ofensiva militar siria en Homs produjo más de un centenar de muertos, aunque las cifras varían desde 147 que señaló la Comisión General de la Revolución Siria a las 260 anunciadas por el Consejo Nacional Sirio (CNS).

DENUNCIAN UNA MASACE EN HOMS ANTES DE LA REUNIÓN DEL CONSEJO DE SEGURIDAD

La opositores denunciaron hoy el bombardeo del régimen sobre la castigada ciudad de Homs, en la que según ellos es la mayor masacre desde que comenzó la represión, poco antes de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU en la que Rusia y China vetaron una resolución sobre Siria.

El número de víctimas mortales en Homs por la ofensiva militar de anoche varía según las fuentes, que van desde las 260 anunciadas por el Consejo Nacional Sirio (CNS) a las 147 referidas por la Comisión General de la Revolución Siria, casi todas ellas en el barrio de Jalidiya.

Activistas en la zona relataron a Efe imágenes dantescas, como cadáveres de niños decapitados o restos humanos entre los escombros.

Dos testigos de lo sucedido, identificados como Abul Ward al Masri y Abu Bilal Al Homsi, explicaron por vía telefónica que la ciudad ha sido escenario de "una catástrofe en todo el sentido de la palabra" y que todavía se rescata manualmente a personas bajo los escombros.

Según Al Homsi, las fuerzas gubernamentales utilizaron armamento pesado como disparos de mortero, que procedían de tres lugares: la sede de los servicios de inteligencia en Homs; el barrio Karam Chemchem, habitado por una mayoría alauí; y un puesto de control militar establecido en las afueras de la ciudad.

Sin embargo, el Gobierno sirio desmintió que tal matanza haya tenido lugar, y atribuyó esas informaciones al interés de la oposición siria por hacer presión justo antes de la celebración de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

La agencia oficial siria Sana negó hoy "lo difundido por algunas cadenas de televisión" acerca del bombardeo en Homs, y señaló que es una parte de la "escalada de los grupos armados y del consejo de Estambul (en referencia al CNS) en sus tribunas mediáticas para instrumentalizarla en el Consejo de Seguridad".

Una fuente oficial anónima citada por Sana explicó que los cadáveres mostrados por las televisiones árabes como Al Yazira o Al Arabiya son cuerpos de hombres secuestrados por los "grupos terroristas armados", que fueron asesinados y posteriormente fotografiados como víctimas del supuesto bombardeo.

Las informaciones de una y otra parte, que presentan enormes contrastes, no han podido ser confirmadas de manera independiente hasta el momento.

Este recrudecimiento de la violencia se produjo solo unas horas antes de la reunión del Consejo de Seguridad, en la que Rusia y China vetaron una resolución para dar una salida a la crisis mediante el apoyo el plan de transición de la Liga Árabe y que condenaba la violencia del régimen de Damasco contra la población civil.

La reacción del CNS no se hizo de rogar y poco después uno de sus dirigentes, Ahmad Ramadan, calificó la postura de Moscú y de Pekín como "una autorización al régimen de Damasco para asesinar".

El veto es "un intento de detener cualquier proceso político para dar una solución a la crisis en Siria y deja la puerta abierta al lenguaje de la muerte", se quejó Ramadán.

Con anterioridad, desde Múnich (Alemania), el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, había exigido que la resolución del Consejo de Seguridad condenara también la violencia de los militares rebeldes para poder suscribirla.

"La propuesta de resolución condena la violencia del Ejército sirio, pero debe condenar también la violencia que ejercen los militares rebeldes", aseguró Lavrov, que se mostró crítico con la actuación del Ejército Libre Sirio (ELS).

Precisamente el "número dos" de este grupo armado formado por desertores, Malik Kurdi, amenazó hoy con atacar intereses rusos sobre suelo sirio si Moscú "continúa protegiendo al régimen de Bachar al Asad", en declaraciones a Efe.

Las informaciones acerca de los bombardeos sobre Homs sacaron a cientos de sirios a las calles de distintas capitales mundiales, donde expresaron sus protestas ante las embajadas de su país.

En El Cairo, un centenar de personas asaltó la legación diplomática siria, según un activista presente, e incendió la planta baja del edificio.

El activista opositor, que se identificó como Abu Ahmed Tartusi, aseguró a Efe que los servicios de seguridad egipcios intervinieron y detuvieron a 13 de los asaltantes, entre ellos una mujer, que han sido presentados ante el tribunal de Abdín, en el centro de El Cairo.